jueves, 21 de agosto de 2014

Budy

A principios de este mes de agosto (quizá a finales de julio), Budy se dirigió a mí a través de Facebook. Ha sido una de las mejores sorpresas del verano. Creo haber ganado un amigo. Espero y deseo que el me considere así.


  • "Me llamo Budy" "Tengo parálisis cerebral, pero no estoy enfermo". 


Así comenzó una conversación entrecortada en el chat de la red social. Budy me envió su libro. Lo leí de una sentada.

"Tengo muchas limitaciones físicas: no puedo hablar, no puedo andar, no puedo vestirme... Pero hasta hace poco he sido bastante autónomo. No he podido hablar jamás, pero he vivido en mi caso y por mi cuenta durante 20 años"

Budy, el mismo explica que el mote se lo pusieron porque se parece a Woody Allen, se empeña en llevar una vida normal. en ser uno más. Tanto es el empeño en ser uno más que te discute continuamente cuando le dices que lo suyo contiene rasgos excepcionales. "Soy así y punto" es un mantra que repite. Posiblemente todas las vidas vividas con intensidad, decidiendo ser lo que se quiere ser, son heroicas en su sentido más genuino, el de los héroes cotidianos, el de las personas que hacen y cambian la historia pero no pasan a los libros históricos.

En su libro Budy nos cuenta su peripecia humana. Aprendió a andar cuando nadie lo creía posible, aprendió a desplazarse gracias a un triciclo; él, que nunca ha podido hablar, fue durante muchos años vendedor de cupones de la ONCE utilizando como el mismo indica y como el mismo es, una técnica de venta algo más directa de lo habitual. Fue capaz de viajar por media Europa, de vivir sólo y autónomo en su propio domicilio, de llevar una vida, como él dice, normal.

No lo ha tenido fácil, nada fácil, pero a la vez ha tenido suerte. Ha encontrado apoyos, especialmente en su madre, en grupos de amigos, en entidades, en algunos Servicios Sociales. También ha encontrado, como no, el rechazo y la incomprensión de much@s.

Como ya he dicho varias veces Budy no puede hablar y sin embargo se explica con una contundencia admirable. Se explica en su libro, se explica cuando hablas con él, se explica en su blog (lo encuentras aquí

Su libro es una historia de profunda lucha humana por ser uno mismo, por ser quien se quiere ser,  por hacer lo que se quiere hacer no aceptando las limitaciones que se supone que se tienen, y esto es lo más difícil, sólo las que se tienen. Esa fe en la propia capacidad, en la propia autonomía, manifiesta una gran fortaleza humana. 

No todo ha sido un camino de rosas. Ha habido momentos muy difíciles, momentos de desesperación, especialmente cuando la autonomía disfrutada se pierde. Pero la lucha de Budy sigue vigente y sus amigos la seguiremos aunque sea en la distancia que se acerca a través de internet.

Si estás interesado en adquirir su libro, que cuesta doce euros, puedes solicitárselo directamente a Budy en el correo electrónico: budybereziak@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.