lunes, 8 de agosto de 2011

José Manuel Sánchez Ron. La Nueva Ilustración: Ciencia, Tecnología y Humanidades en un mundo interdisciplinar.

La interdisciplinariedad es seguramente uno de esos asuntos sobre los que en el mundo de los servicios sociales se habla con cierta frecuencia. Ocupa partes de temarios de oposiciones y aparece en las nuevas leyes de servicios sociales que se han venido publicando los últimos años. Los grupos parlamentarios y los ponentes han incluido la interdisciplinariedad como una característica del trabajo en el sistema.

Sin embargo la realidad cotidiana suele ser otra bastante diferente. De ahí el interés por el libro que ocupa la presente entrada de este blog.



Imagen del autor
José Manuel Sánchez Ron es físico, su dedicación fundamental ha sido la historia de la ciencia. Desde el año 2003 ocupa un sillón de la Real Academia Española y una de sus reflexiones más importantes en los últimos años ha sido la interdisciplinariedad. De hecho dedicarse a la historia de una disciplina científica y ocupar un sillón de la Institución académica más importante en materia de lengua en el mundo hispánico le han facilitado una perspectiva diaria muy multidisciplinar.

Con el libro cuyo título se recoge en el título de la entrada el autor ha ganado el premio internacional de ensayo Jovellanos 2011,  editado por la editorial asturiana Nobel. La portada del libro figura debajo de este párrafo.
Imagen de la portada del libro
Ya he señalado al comienzo de esta entrada que la preocupación de la interdisciplinariedad es una constante en el marco del sistema de servicios sociales, el trabajo en equipo, y compartir tareas con profesionales de otras disciplinas es una máxima más teórica que real ya que solemos caminar, o al menos eso me parece a mí, más en el mundo de la pluridisciplinar que de lo multidisciplinar. De ahí mi interés por el título, entre otras cosas. También me interesaba del mismo la referencia a una nueva Ilustración, idea en la que llevo algún tiempo reflexionando y sobre la que voy leyendo cosas como se podrá ver en las entradas anteriores y espero que en las posteriores.

El libro aporta una reflexión teórica y conceptual que intenta demostrar como la ciencia ha avanzado a lo largo de la historia gracias a encuentros interdisciplinares, gracias a grandes personajes que como Galileo o Newton, que en sí mismos abarcaban conocimientos de muchas y diversas materias, u otros que han tenido la suficiente amplitud de miras como para entender que la solución y la apertura a la solución de muchos de los grandes retos de la ciencia en un rama determinada podían provenir de las intuiciones y conocimientos de otras ramas del conocimientos.

En este sentido el texto lo abre el autor con una cita de Pasqual Maragall que señala como "La especialización es un sistema de progreso con muchas limitaciones, porque las cosas ocurren a la vez".

El autor plantea, igualmente, "sostengo que ya hemos atravesado el punto en el que es de los estudios interdisciplinares -aquellos que se esfuerzan por reunir especialidades, por reunir lo que en realidad no está separado- de los que obtendremos más beneficios en nuestras aspiraciones de conocer, comprender y servirnos de la naturaleza" (pag 15)

Esta idea de la necesidad de estar al tanto de los avances y conocimientos de otras disciplinas teóricas que aparentemente están muy alejadas de nuestra campo de interés puede ser positivo e incluso imprescindible para avanzar en nuestras reflexiones teóricas creo que resulta de la máxima utilidad. De alguna manera el libro me ha interesado también para justificar que en un blog de la temática del actual me dedique a comentar documentos de materias que a priori podrían parecer relativamente alejadas.

De cualquier manera hay que señalar que el libro va haciendo un recorrido parcialmente histórico por el recorrido de las ciencias, especialmente las conocidas popularmente como naturales, y como los planteamientos interdisciplinares han ayudado a avanzar las diferentes materias para señalar al final del mismo como la interdisciplinariedad es una exigencia de la ciencia del presente y del futuro para dar respuesta a los grandes retos de la humanidad.

En los últimos capítulos señala la importancia de la interdisciplinariedad para salvar la tierra de los grandes problemas medioambientales que la aquejan, señala las relaciones imprescindibles entre ciencia, arquitectura y urbanismo y finaliza con un capítulo dedicado a las relaciones entre la ciencia y las humanidades incluída la literatura.

Quien busque desde los servicios sociales un manual sobre interdisciplinariedad no lo va a encontrar en este texto, pero quien busque una cierta inspiración y reflexión sobre las bondades de estar abierto a otros horizontes intelectuales que vayan más allá de los de la propia materia profesional y sobre la necesidad de caminar hacia una nueva Ilustración basada en unos planteamientos más interdisciplinares, menos especializados podrán encontrar en este texto un buen punto de inicio para reflexionar y conocer otras perspectivas.

Hablando de la experiencia personal de la lectura creo que se puede decir que el libro no se lee mal, aunque tiene algunos capítulos que me han resultado más entretenidos que otros. Por lo que la sensación ha sido distinta a otros libros que he comentado, y aunque ha captado mi interés, por eso recojo esta entrada, no me ha acabado de capturar del todo la lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.