miércoles, 28 de marzo de 2012

El disputado concepto de la libertad.

Hace ya unos años que el lingüista George Lakoff viene advirtiendo de la curiosa interpretación que neoliberales y neoconservadoras, esta vez unidos y al alimón, tienen de la realidad. Para ello utiliza los modelos ideales de paternidad. Las anteriores corrientes ideológicas se mueven, conceptualmente, en el marco de la paternidad estricta.

En esta marco conceptual, que utilizan para interpretar toda la realidad, entienden que el padre debe imponer su autoridad. Los niños tienden a hacer lo que les viene en gana y si no hay autoridad se pueden malograr. Un buen padre vela para que el árbol crezca recto. Las dos corrientes están de acuerdo, además, en que en este momento la autoridad la ejerce el mercado. Los que no salen bien parados, los pobres, los marginados, los alejados del centro de poder, lo están porque quieren, porque no han seguido las normas de la autoridad. En este caso las normas del mercado.

Desde esta perspectiva los que no son ricos no lo son porque no han sido obedientes a las normas y por lo tanto son responsables de lo que les pasa.

Desde esta perspectiva, que requeriría de una explicación algo más larga (para profundizar ir a la entrada del blog siguiente aquí) se puede entender lo que tienen en común las siguientes frases que me ha facilitado un amigo  y que me ha enviado para picarme y obligarme a escribir algo en el blog. Son las siguientes:

"La maternidad libre hace a las mujeres auténticamente libres" (Alberto Ruiz Gallardón) (noticia en El País aquí)

"¿Es la huelga general un instrumento adecuado para el siglo XXI?" ( Luis de Guindos noticia El Economista aquí)

"(La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales) Carece de autorización oficial para realizar informes y evaluaciones de ningún tipo..." (Joaquín Martínez, Secretario Autonómico de Autonomia y Dependencia del País Valenciá. (Diario Crítico de la Comunidad Valenciana aquí)

Y el Presidente de la federación de empresarios de La Rioja respecto a los trabajadores que mañana haremos huelga: "Si no quieren ser trabajadores que sean empresarios" (ABC aquí)

¿Qué tienen todas estas frases en común? Está claro: el marco conceptual de la paternidad estricta. Lo mejor para todo el mundo es seguir las normas de la autoridad. Eso es lo que nos hace libres, por eso no parece lógico que nadie haga un informe profesional si no está autorizado; por eso los trabajadores son trabajadores, porque no saben utilizar las reglas del mercado en su beneficio; y por eso mismo no debe seguir haciéndose huelga, quebrantan el principio de la autoridad del mercado y la libertad del empresario para generar riqueza, si quieren generar riqueza que se hagan empresarios; La libertad es la libertad de las mujeres para ser madres, sólo si son madres son libres porque han seguido las leyes de la naturaleza, la única forma de ser libres, mientras curiosamente no se preocupan de que esas madres pueden luego mantener a sus vástagos, ya son libres de servir a los nuevos señores feudales. Ellas y sus hijos.

El filósofo Hegel advertía en el siglo XIX que nadie es libre si no existen las posibilidades de ejercerla en la realidad.

Los filósofos del republicanismo, desde Cicerón, han entendido que la libertad tiene como antónimo la esclavitud y la servidumbre. Nadie es libre si hay circunstancias que por algún motivo condicionan el ejercicio de la libertad. Nadie es libre si un Señor puede condicionar sus decisiones. 

La actual reforma laboral nos hace más siervos y menos libres. Mañana, día de la huelga general del 29 de marzo, miles de trabajadores sentirán un miedo condicionante a hacer huelga por el temor a las consecuencias. No son libres.

¡Qué diferente concepto de la libertad! Vivimos en mundos conceptuales distintos.  

Mañana haré huelga, hasta de blog, en defensa de mis libertades y las de mis conciudadanos




No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.