lunes, 18 de marzo de 2013

El abuso de debilidad. De Marie France Hirigoyen

La psiquiatra y psicoanalista Marie France Hirigoyen (wikipedia español aquí) publicó hace unos trece años un libro que se ha hecho imprescindible para hablar sobre acoso moral, y ese era el título del texto. Un libro que puso sobre la mesa asuntos de difícil manejo e invisibles que comenzaron a formar parte de las preocupaciones ciudadanas a partir de ese momento.

En esta entrada quiero comentar su último libro El abuso de debilidad y otras manipulaciones, publicado en español por Paidós (página web del libro en la editorial aquí, se puede ojear y hay enlace a google books)

Estamos ante un libro fácil de leer, escito para ser entendido, de 172 páginas, tamaño adecuado y letra grande y agradable. Está dividido en tres capitulos: abuso de debilidad y manipulación (en el que hace un primer análisis global del problema), las víctimas potenciales (en el que, obviamente analiza las características de las personas más vulnerables a los abusos) y finalmente, los manipuladores y los impostores, para acabar con una conclusión más que interesante y titulada "la sociedad facilitadora".

El libro es de especial interés para todos los profesionales que trabajan en el conjunto de sistemas de protección social: Sanidad, Educación, Seguridad Social, Servicios Sociales. Pone sobre la mesa un amplio panorama de situaciones en las que se puede producir un abuso de debilidad de importantes grupos de personas con las que trabajamos habitualmente. En el marco específico de los Servicios Sociales creo que el contenido del libro es especialmente indicado en los ámbitos de trabajo con menores, incapacitados y tutelas, mayores vulnerables, adolescentes y jóvenes, mediación familiar e intervención familiar, por señalar los que me parecen más significativos.

De cualquier manera el libro pone de manifiesto que todos podemos ser vícitmas de un manipulador o un acosador, y con un amplio número de ejemplos, ilustra esta realidad, de situaciones en que personas aparentemente fuertes y seguras pueden acabar viéndose bajo el dominio de otra persona.

Sin embargo el contenido de este libro, como el de otros de la autora (especialmente el acoso moral que es muy, muy recomendable) tiene evidentes repercusiones y derivaciones hacia el análisis conjunto de las dinámicas sociales. De hecho esta misma forma de entender sus análisis, que se circunscriben en realidad al área de las relaciones interpersonales, la propone la propia autora en su conclusión. En esas últimas 15 páginas analiza como vivimos en una sociedad caracterizadas por: la manipulación, la seducción, la mentira, la falta de escrúpulos, la desresponsabilización. Una sociedad que ha cambiado sus valores (algo que los que seáis habituales de los textos que he escrito sabéis que es una de las tesis que defiendo con más vehemencia) 

En este contexto Hirigoyen se hace una pregunta ¿Por qué aceptamos todo esto? Puede servir de esbozo de respuesta la siguiente cita textual:

"El individuo  moderno es libre y autónomo, pero también está más formateado, ya que nuestro mundo es cada vez más estándar y más normalizado. De ahí que para tener el perfil requerido y evitar la exclusión haya que fingir, parecer dinámico, disimular el cansancio y la laxitud. De esta forma desarrollamos un falso self adaptativo, que nos aleja de nuestros verdaderos sentimientos internos y nos sume en una existencia desprovista de autenticidad. Frente a tantas precauciones y solicitaciones, tendemos a capitular, a aceptarlo todo, a renunciar a ser dueños de nuestro destino (...)
En nuestra sociedad narcisista, ya no hay límites a los deseos y por tanto ya no hay nada que desear . Todo parece posible y da la impresión de que todo nos es debido (...) (eso nos  conduce) al estado límite (que) es una organización de la personalidad que oscila entre unos aspectos neuróticos y unos aspectos psicóticos.
El diagnóstico de estado límnite no constituye en sí una patología. Algunas de esas personas funcionan de manera totalmente satisfactoria, aunque los límites de su yo son porosos. Como su autoestima es baja, sienten la necesidad constante de ser admiradas. La relación que establecen con los demás está hecha de dependencia y apoyo (...) Este modo de funcionamiento, cada vez más extendido, traduce una inseguridad interna que hace a las personas vulnerables ante la manipulación y el abuso" (pp 170-171)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.