miércoles, 11 de julio de 2012

¡Es la política, estúpidos!

Hoy es un miércoles negro en medio de esta semana de pasión. El zarpazo general al maltrecho Estado de Bienestar anunciado por el Presidente del Gobierno es impresionante. El problema es que todos sabemos que con estas medidas no se arregla la cosa. Se adivinan muchas más en el horizonte. Muchos tenemos la certeza de que así no se sale.

Pero no quiero detenerme en las medidas concretas. Con ser muy importantes. El problema es otro. Lo vengo comentando en diferentes entradas de este blog. Para mí el problema es fundamentalmente ideológico. De hecho muchos de los recortes, el de los mineros sin ir más lejos, son puramente ideológicos. Se venden como una obligación, como una necesidad imprescindible, como un no hay otra cosa que pueda hacer, pero no es verdad. Son decisiones ideológicas que buscan laminar las conquistas sociales y las bases colectivas y electorales de la izquierda.

De hecho la verdadera batalla ideológica que se viene librando en occidente tiene uno de sus principales caballos de batalla en el desmontaje de todo lo que huela a comunitario, a colectivo, a bien común, a interés general. Estructuras y herramientas desde las que se piensa y se han conquistado las cotas de igualdad relativa de las que hemos disfrutado en estos años.

Llevo unos meses dándole vueltas y creo que una de las causas de lo que nos sucede es que hemos abandonado el valor de la igualdad como central en el discurso. Tenemos un auténtico problema de banalización de la desigualdad. Vivimos en una sociedad en que acabamos dando por hecho que la desigualdad es justa y hemos hecho poco para combatirlo.

Se que la noticia hoy es la marcha de los mineros y la defensa de la lucha obrera. Se que la noticia hoy son los recortes: desempleo, pensiones, dependencia, servicios sociales, funcionarios, iva. Todo, lo han tocado todo.

Pero ¿Sabéis que es lo que no se ha tocado? Las remuneraciones de los miembros de los Consejos de Administración de las empresas del IBEX 35.

Hoy la CNMV publica un el informe anual de gobierno corporativo 2011. Transcribo dos párrafos que creo que son para nota:

"En 2011 la retribución media por Consejo se situó en 7,5 millones de euros, (un 5% más que el año anterior), .... La retribución media por consejero fue de 522. 000 euros (el 4,4% más que en 2010), ascendiendo la remuneración de los vocales ejecutivos a 2,4 millones de euros (2,2 millones en 2010) por consejero. Al cierre de 2011 el número de miembros de la alta dirección en las compañías del Ibex ascendía a 482 (513 en 2010) y su retribución media se situó en 777.000 euros, lo que representa un incremento del 3,1% sobre el año anterior. En promedio las retribuciones de la alta dirección supone el 2,6% de los resultados del ejercicio, porcentaje similar al registrado en 2010"
Este hecho me ha indignado sobre manera. Estamos cansados de oir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, que tenemos que bajar nuestros ingresos y los salarios de los trabajadores porque las empresas ganan menos. Los gestores de esas empresas que ganan menos y que piden que nos metan a todos en cintura, no se aplican el cuento y se suben la remuneración.

Todo esto me ha traido a la memoria la reflexión y el debate que hemos tenido los últimos dos días el Debate del Estado Social de la Nación organizado por la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales. Una de las reflexiones más interesantes señalan que las cuentas públicas tienen margen pero no por la via del recorte de gastos, sino por la via del aumento de ingresos. El impuesto de sociedades a las empresas con mayores beneficios, la recuperación de los tipos máximos para las rentas altas, la recuperación del impuesto de patrimonio, la recuperación del impuesto de sucesiones, la creación de un nuevo impuesto a las grandes riquezas, la creación de un impuesto de transacciones financieras. De hecho esta idea forma parte central de una de las  propuestas de resolución  presentadas en el Registro del Congreso de los Diputados. En esa propuesta de Resolución lo que se pide es un Plan de Rescate de las Personas y Familias españolas. Dicen que están salvando a España, mientras tanto están condenando a la pobreza a millones de españoles.

El Estado de bienestar nos lo estábamos pagando entre los de abajo. Los de arriba se estaban escapando. Todavía se escapan y siguen con lo suyo como si nada estuviera pasando. El problema es la desigualdad. Como señala Susan George durante años nos hemos dedicado a pensar en la pobreza y a definir a los pobres. Creo que ha llegado el momento de hablar de los ricos. Ahí tenemos el problema. Y el problema, como señala Stiglitz en su último libro parafraseando a Bill Clinton: ¡Es la política. Estúpidos!
 
 

3 comentarios:

  1. Joaquin, qué razón tienes. Y lo peor es que aunque mañana el PP convoque elecciones y las pierda las cotas de igualdad que habiamos alcanzado no las vamos a recuperar. Importantisimo que hagamos una labor pedagogica en la linea de que los recortes no son económicos sino ideologicos. Leer el Monstruo Amable es muy recomendable...

    ResponderEliminar
  2. Estoy indignada, pero mi corazón está ¡¡¡tan triste!! Llevo 30 años currando en Servicios Sociales, con dedicación, casi casi con militancia y sobre todo con pasión. Tener que asistir a este desmontaje de todo lo que huele a comunitario, a igualitario me provoca dolor en el alma.

    ResponderEliminar
  3. Pues no era tan difícil ponerle nombre a las cosas, Joaquín.
    Y sólo ha costado una entrada de blog.
    El problema es que nadie quiere ver la realidad: los pobres, los usuarios, clientes, casos, familias, personas, atendidos, como los queramos llamar, siguen siendo los de detrás de los últimos.
    Sólo he oído la noticia del Debate en la radio local de Zaragoza, y porque Gustavo (el director del Albergue de Zaragoza) hacía una ponencia... es triste admitirlo, pero no interesa. Bueno, también salió en las noticias de las 9 en TVE, todo un alarde de preocupación social...

    Por cierto, si alguna vez tuvimos la ensoñación de un cuarto pilar del estado, ya podemos ir despertando, lástima...

    ResponderEliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.