lunes, 15 de julio de 2013

Tribuna. Preparando el debate. Miguel Miranda

Hace ya algunas fechas que no he publicado ninguna aportación ajena. ninguna Tribuna. Había intentado embolicar (comprometer en aragonés) a diferentes amigos de los que esperaba noticias y el verano de por medio me había puesto en modo: medio ocioso. Uno de los invitados a participar es el Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo de la Universidad de Zaragoza y autor del libro que he citado en este blog en varias ocasiones De la Caridad a la Ciencia.

Ayer domingo publicó en El Periódico de Aragón, un importante artículo de fondo sobre el debate de política social que se está produciendo en mi Comunidad Autónoma a raiz de las declaraciones de la Presidenta Rudi hablando de que en los próximos dos años se debe acometer un importante recorte del gasto social al que tacha de indiscriminado. La reflexión, en ese contexto, del profesor Miranda, resulta muy oportuna. Por eso, con su permiso, reproduzco el artículo para que podáis acceder a él los que estéis interesados en su contenido.

 PREPARANDO EL DEBATE

La Sra. presidenta anuncia las líneas de su discurso en el debate del Estado de la Comunidad, líneas que merecen algún comentario. Por un lado anuncia nuevos recortes del gasto social, en contra de lo que se preveía para la segunda parte de la legislatura, y por otro, aunque parezca lo contrario, se adscribe al pensamiento neoliberal más puro y duro cuando utiliza la expresión de que la sociedad (ojo, que no el Estado) sólo puede sostenerse mediante un uso selectivo y justo del gasto social. Según se puede leer en su avance, el gasto social "indiscriminado" se basa en un principio moralmente equivocado y económicamente insostenible como es que todos deben recibir lo mismo del Estado, independientemente de sus circunstancias y capacidad económica. De esta manera, el gasto social debería concentrarse prioritariamente en quienes más lo necesitan y en quienes menos pueden hacer por sí mismos. 

El uso de las palabras no es casual y la Sra. Presidenta debe de saber que la expresión "sociedad del bienestar" no es precisamente sinónimo de "Estado de Bienestar" y que quienes la utilizan, como es el caso, mediante el uso del lenguaje están atacando las bases de aquel consenso que se construyó en Europa y al que también contribuyeron los liberales y democristianos junto a los socialistas. Ahora aquel pacto está roto. Se vuelve al liberalismo puro y duro. El objetivo es deteriorar hasta que la población aguante, la sanidad, la educación, las pensiones y los servicios sociales, incluido el sistema de atención a la dependencia. Pero Sra. Rudi ¿Cómo puede usted ser tan osada? Usted aporta un bagaje lamentable. Con sus políticas los aragoneses están peor y se atreve a decirles que todavía van a estar peor, y lo hace pretendiendo sentar cátedra ¿moral? Será cátedra neoliberal, porque sus políticas son ineficientes e ineficaces. Usted no tiene proyecto político ni capacidad de gestión. Solo tiene ideología. Una ideología muy de derechas y muy neoliberal. Usted confiesa su anhelo por llevar a Aragón al siglo XIX, en coherencia con su jefe Rajoy y los ideólogos de la FAES que son quienes le suministran la munición para acabar con los sistemas de solidaridad social. Porque eso y no otra cosa es lo que pretenden. 

¡Pues claro que la sanidad, la educación, las pensiones dignas, los servicios sociales, han de ser universales para todos los ciudadanos! Eso es lo que significa el Estado Social que describe la Constitución. Y para hacerlos sostenible está el sistema fiscal, un sistema fiscal justo, según el cual paguen más las grandes empresas, las grandes fortunas, en definitiva, paguen más los que más tienen. Es a través de la fiscalidad como se consigue la sostenibilidad, y la contribución a la solidaridad no deteriorando lo público. Porque hay además otro propósito ideológico en su posición, que vamos a denunciar una y otra vez: ustedes quieren deteriorar lo público en favor de las grandes empresas a las que están entregando la sanidad (Madrid, Valencia) a favor de los colegios privados con el deterioro y desmantelamiento de la educación pública, a favor de los fondos de pensiones en manos del sistema financiero, a favor de la mercantilización de la ayuda en la dependencia. Es la inmensa mayoría de la población la perjudicada por sus políticas. Ustedes no gobiernan ni para los que les votaron. Ustedes gobiernan al servicio de los más poderosos.

Debería de saber, y le debería importar, que el gasto social genera igualdad de oportunidades, solidaridad, y una sociedad cohesionada como fue siempre Aragón. Debería de saber que con más recortes hay menos justicia, menos solidaridad y menos igualdad. Pero a usted esto le da igual. Debería de saber que con menos dinero hay más exclusión social, más pobreza, menos oportunidades para nuestros jóvenes, un futuro más incierto para los que están ahora en la escuela. Con sus políticas hay más sufrimiento porque están fracasando si el éxito se mide porque los parados recobren la esperanza, la gente mayor viva dignamente, las personas con discapacidad y dependientes puedan vivir y tener un proyecto vital. 

¿Qué entiende usted por gasto indiscriminado? Pero ¿sabe usted lo que dice? ¿Es gasto indiscriminado el que se utiliza en el mantenimiento de nuestros hospitales y centros de salud? ¿Es un gasto indiscriminado el que un ciudadano pueda ir gratis a un hospital o llevar a sus hijos a la escuela pública, incluida la rural, que ustedes están machacando? ¿El del sistema de la dependencia que ustedes están reduciendo día a día, día a día? ¿El del Ingreso Aragonés de Inserción que se concede tras largos procesos burocráticos que ustedes se empeñan en hacerlos más y más largos? Todo está peor que cuando usted tomó posesión y ahora anuncia que todavía va a estar peor y lo hace criminalizando a las víctimas, a los ciudadanos que peor lo están pasando. ¿Sabe usted Sra. Presidenta, lo que estaría pasando en Zaragoza si no se estuvieran desarrollando las políticas sociales que se han puesto en marcha?, ¿si no se hubieran incrementado los presupuestos de Bienestar Social para enfrentarse a la crisis de manera solidaria y asumiendo responsabilidades desde la Administración Local?

Mire, lo que es indiscriminado es el fraude fiscal y el fraude político, porque fraude es presentar un programa y hacer lo contrario. Ustedes no gobiernan para el bien común, lo único que les mueve es aplicar su programa ideológico y en todo caso ganar las elecciones. ¿Qué pasa con el Plan Especial de Teruel? Tienen dinero que no ejecutan. ¿Qué están haciendo? ¿Guardarlo para el año preelectoral?
No nos dé lecciones de neoliberalismo. No nos quiera volver a un capitalismo salvaje donde imperaba la ley del más fuerte. No nos dé lecciones de moralidad, Sra. Rudi. Sus obras le retratan y sus propósitos son todavía peores. Es lamentable su insensibilidad, su incapacidad para entender la realidad y es éticamente y políticamente reprochable que nos quieran devolver a los tiempos de la limosna y de la caridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.