miércoles, 28 de agosto de 2013

Cultura y Servicios Sociales, Mucho más en común de lo que parece

 Iba a escribir una entrada sobre un libro de poesía (lo haré en un futuro próximo) y enredando, enredando, me ha salido una entrada completamente distinta, en la que los números que he ido buscando para ilustrar lo que quería decir, me han llevado a una reflexión sobre la relación entre educación, cultura, servicios sociales y Estado de Bienestar.

Dicen que en España se lee poco. Posiblemente el problema es que muchos españoles, un porcentaje altísimo, más del 40% no leen nada, nunca.

Digamos que estas líneas que vas a leer a continuación parten de la intuición de que en España leemos más de lo que nos parece, que nos dedicamos más a ello de lo que creemos, y de que, comparativamente con el visionado de la televisión, que sigue siendo absolutamente aplastante, los datos de lectura salen menos mal de lo que es la opinión generalizada. 

Digamos que para corroborar esta impresión (lo mismo simplemente busco los datos que me sirven para confirmar mi a priori, esto no es una búsqueda científica sino una reflexión a vuela pluma)  he consultado los datos de la Audiencia General de Medios (datos aquí), que realiza una estadística sobre los casi 40 millones de españoles de más de 14 años y el Boletín Informativo sobre libros y lectura del INE (datos aquí)que se centra en un universo similar (españoles mayores de 15 años)

Nuestra impresión general es básicamente cierta en lo que se refiere al absoluto dominio de la televisión en nuestras vidas. Según la AGM la televisión es vista por el 90% de los españoles diariamente. Y la vemos mucho rato, unas cuatro horas diarias (El INE en la fuente consultada lo rebaja a algo más de dos)

Según los datos del INE casi el 60% de los españoles ha leído por lo menos un libro el último año. Un 21% de los españoles por encima de los 15 años lee libros cada día y dedican algo más de una hora a la lectura.  Estamos hablando de más de ocho millones de personas que lee libros más o menos a diario.

Ayer, (27 de agosto de 2013) sin ir más lejos, según fórmula TV (página aquí), vieron la televisón en lo que se considera prime time unos 16 millones de personas (aquí están incluidos también los menores de 15 años). Vikingos de Antena3 fue visto por más de un millón y medio de personas, cifra similar a Campamento de Verano de Tele5, el futbol de la 1 algo más de un millón, La película "la ardilla roja" de la 2 fue vista por más de medio millón de personas. La pregunta que no suelo ver formulada sería ¿Cuántas personas estaban en el "Canal lectura"? (leyendo un libro, vamos) Me da la sensación de que nos llevaríamos una sorpresa.

Está claro que el dominio de la televisión es aplastante, pero si ponemos estos datos en una perspectciva algo distinta podemos ver que. el "Sálvame diario", paradigma de la telebasura, fue visto ayer por más de un millón y medio de personas. Si son ciertos los datos del INE, ayer leímos un libro durante más de una hora, unos 8 millones de personas.

No es que crea que este país es la bomba en cuanto a lectura de libros o en horas dedicadas a ver la tele, al contrario, creo que tenemos gravísimos problemas en este ámbito y que estamos por debajo de los países de nuestro entorno, algo que os datos del INE demuestran igualmente.

Pero lo que me interesa destacar, especialísimamente, es que creo que también se puede establecer una correlación, no se si una causalidad (aunque algo hay) entre nuestro nivel de desigualdad, la debilidad de nuestro Estado de Bienestar, las dificultades de nuestra industria cultural y nuestro nivel de lectura.

Lo preocupante es ese más de 40% de la población que no lee nunca un libro, muchos de los cuales son los que más ven la televisión, los que engrosan, principalmente, los share de los peores programas de la tele. La encuesta del Ministerio de Educación y Cultura que enlazo aquí demuestra que las personas con menos nivel educativo son las menos interesadas en la lectura. Se puede establecer, por lo tanto, una relación entre nuestras dificultades en educación y, en general, en Bienestar Social, con nuestros hábitos culturales. La educacion española, especialmente la escuela pública, lidia con una sociedad muy desigual, con niños que parten de posiciones familiares, sociales, económicas y culturales, muy desventajosas. La escasa inversión pública en materia de Bienestar Social y más específicamente en Servicios Sociales, provoca que la brecha social no se cierre, que la escuela no pueda cumplir una de sus funciones. La desigualdad social es el principal caldo de cultivo de nuestros niveles de fracaso escolar, de la ausencia de lectura y de nuestra patética televisión, entre muchos otros males. Las becas de comedor, de libros y de material escolar, las becas de estudio universitarias, son una de las principales herramientas internas del Sistema Educativo para alcanzar sus objetivos, que van más allá, como Sistema del Bienestar, de llegar a ciertos niveles académicos, y mucho más allá, por supuesto, que el servir de mera criba en la competición social por los mejores puestos.

Todos los elementos están relacionados. El mundo del libro, nuevamente según los datos del INE, supone el 3,7% de nuestro PIB. ¡Casi nada! Y eso con un 40% de ciudadanos que no leen nunca. La inversión en Bienestar Social tendría, también, como consecuencia, un aumento este sector económico.

Al mundo de la cultura, que vive del consumo de los ciudadanos, le  interesa, en realidad como a todos, una sociedad más igualitaria, en el que las personas puedan desarrollarse más y mejor. Ahora mismo no vamos por ese camino, nos están arreando a todos de lo lindo. Digamos que creo que, también desde esta perspectiva, se puede apreciar que lo que se está buscando con las políticas actuales, es un cambio de modelo social. Cultura, ciencia, investigación, educación ,bienestar social, todos estos sectores forman parte de una forma determinada de entender lo que queremos que sea este país. No es extraño que, si lo que realmente se quiere hacer, es lo que pienso, es cambiar radicalmente nuestro modelo social, se busque atacar todo lo que contribuye a construirlo.
Hace mucho tiempo que soy de la opinión de que los Servicios Sociales y la Cultura tienen mucho más que ver entre sí de lo que normalmente nos parece. Invertir en Servicios Sociales es inventir, también, en nuestro futuro cultural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.