viernes, 15 de noviembre de 2013

Entre todos

Se que el programa de TVE "Entre todos" ha generado una amplia polémica, al menos en el ámbito del Trabajo Social y los Servicios Sociales. Me había resistido hasta ahora a entrar al comentario, me daba la sensación de que iba a reiterar argumentos que ya he utilizado en otras entradas del blog o que otr@s compañer@s de la BlogoTSfera ya lo habían hecho con éxtio. Sin ir más lejos me gustó la entrada que le dedicó Belén Navarro al tema (blog aquí)

Por otro lado no me gusta comentar nada sin verlo previamente y no estaba dispuesto a gastar ni un segundo de mi tiempo viendo algo que considero "telemierda" (lo siento si la expresión os resulta grosera a algun@s pero considero que hemos pasado de la telebasura a la "telemierda") Ya sé que suena prejuicioso considerar malo algo antes de probarlo, pero sólo el planteamiento inicial del problema me generaba un rechazo tremendo..

Pués bien, en facebook vi que decían que habían colgado un trocito de programa en el que unos estudiantes de Trabajo Social de Cuenca llamaban para afear la actitud y el contenido del programa. Me picó la curiosidad y lo ví. Chic@s, aluciné en colores. Será que soy muy sensible, pero supongo que como much@s otro@s coimpañer@s del Trabajo Social y los Servicios Sociales tengo el estómago curado de espanto para muchas cosas, pero creo que lo tengo débil para oir según que otras. (Os dejo enlace a la noticia y al video del trozo aquí

Digamos que en lo que conseguí ver, llegó un momento en que decidí que mi salud mental peligraba por la dosis de "telemierda" y decidí darle al botón de stop, aprecié dos momentos gloriosos. El primero cuando la presentadora, al ver que llama un jóven que se va a solidarizar y ayudar dice algo parecido a ¡Quien tuviera un hijo como tú! El segundo es cuando se pone a dar lecciones a los estudiantes y, en el fondo, nos las quiere dar a todos los profesionales del Trabajo Social y de los Servicios Sociales.

Bien, pues ahora me dirijo a Usted Sra. Moreno. No le admito que me de ninguna lección porque, sencillamente usted no sabe de lo que está hablando. Considero que lo que usted hace es lisa y llanamente una forma de intrusismo profesional. No dudo que sepa mucho sobre cómo llenar una audiencia y tener unos guarismo de share envidiables para sus jefes, pero lecciones de ética no puede dárselas a nadie. Está usted jugando con la bondad de las personas, con los sentimientos y las emociones, pero no está usted, en absoluto, contribuyendo a crear una sociedad más justa, ni siquiera mejor, ni más bondadosa, suponiendo que sea eso lo que usted pretenda hacer que ya es mucho suponer.

Hablaba, en el trozo que le oí, de que lo que hacía no era caridad porque usted no se colocaba por encima de las personas que necesitaban ayuda. Mire. El problema no es que usted esté o se coloque por encima o por debajo, el problema es que usted contribuye con su programa a que las cosas no cambien, a que las personas no tengan derechos como ciudadanos, a que las cosas continuen como están. Usted asume que las cosas son como son y no deben ser cambiadas en su estructura y esa es una actitud ética reprobable que la mantiene, lo vea como lo vea, por encima de las personas a las que dice ayudar. Usted no hace absolutamente nada por hacer que estén a su nivel (socioeconómico quiero decir), no hace nada para que cambie su estructura social y si hace mucho para que la conciencia de las gentes se conforme con lo que hay.

Acusaba a esos estudiantes de que no ayudaban a esa persona en concreto, que no hacían nada en lo concreto. Mire, el Trabajo Social como profesión surgió hace más de 100 años con la intención de aunar la ayuda concreta e inmediata a las personas a la vez que la transformación del entorno en el que viven, las causas que crean la situación que le hacen tener esa necesidad. Un proceso que por simplificar precisa de la activación de las capacidades de la persona atendida, algo que usted ni se huele.

Como comprenderá no puedo resumir en unas líneas el saber hacer de toda una profesión. Puede que usted esté queriendo hacer el "bien" pero lo que usted está contribuyendo a hacer es a consolidar una sociedad profundamente injusta, a mantener a esas personas en la total pasividad y dependencia. Eso es lo que querían afearle esos estudiantes a los que usted no escuchó y sermoneó, y de paso a todos los que sabemos lo que ellos saben y usted no.

Comprenda nuestro enfado. Siga usted haciendo lo que sabe hacer mientras pueda, pero no nos de lecciones de ética, ni de formas de trabajar para ayudar a las personas. Usted sencillamente es a un Trabajador Social lo que una bruja del medievo a un médico actual. Para poder hablar con propiedad de una relación de ayuda debería pasar previamente cuatro años por una Facultad Universitaria, algo que por cierto están haciendo esos chicos que tanto le disgustaron.



3 comentarios:

  1. Una vez más te felicito por tu ¡EXPLÉNDIDO ARTÍCULO!
    Gracias Joaquín por hay veces que pienso que soy de otro planeta cuando pongo la tele y veo lo que bien denominas "telemierda". Lo de este programa es de nota, pero el resto de la parrilla no sirve ni para asar chorizos. Si veo el "telediario del régimen" acabo trastornao y cabreao; si veo concursos me deprimo; si veo...que se yo...sólo me recuerdan que tengo que cambiar la mierda de coche que tengo.

    Nada, sólo darte las gracias porque lo que pensaba de este programa coincide con lo que piensa un experto profesional de los servicios sociales como tú. ¡GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando. Siempre nos queda la música, los libros, el cine... (y algún programa de TV por qué no) Un abrazo.

      Eliminar
  2. He visto la noticia y me he acordado de tu magnifica entrada en el blog. Te dejo el enlace: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/01/24/actualidad/1390586379_322910.html

    ResponderEliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.