martes, 5 de noviembre de 2013

Dicen que han dicho que dicen

"Dicen que me han dicho que dicen. Dicen que han ido diciendo". Así comienza la canción "Jotera lo serás tú" de mi paisana Carmen París. Los dimes y diretes son utilizados continuamente en la estrategia de comunicación ultraliberal y sirven, especialmente, para fundamentar las maledicencias y criminalizaciones de los "recortados". Nos lo han hecho a tod@s. Ahora les toca a los estudiantes con becas Erasmus. Es la estrategia de la máquina del fango (entrada de blog aquí)

El último hito ha sido acusar a las becarias de los Erasmus de utilizar el dinero de la misma para ponerse tetas (sic) Al menos esto es lo que parece que dijo en un artículo en ABC la corresponsal política de ese medio Paloma Cervilla (noticia El Diario.es aquí): "Los estudiantes becados utilizan el dinero para cualquier cosa menos para estudiar".

Recojo íntegro el fragmento publicado por El Diario.es de la columna "Becas para ponerse tetas":
  • "El pasado martes, en la sesión de control al Gobierno en el Senado, el ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, en respuesta a un ataque de tres senadores del PSOE que le cuestionaban su propuesta de aumentar la exigencia académica para conseguir una beca, que lo único que se le pedía los alumnos “lisa y llanamente, es que estudien”. En ese momento me acordé de algo que un día me comentó una amiga, profesora en un instituto, precisamente sobre el despilfarro y el escaso control que hay sobre el dinero que se concede para las becas. Indignada me decía que conocía alumnas que habían utilizado el dinero de su beca para pagarse operaciones de aumento de pecho, vamos, para ponerse tetas. Otras, cogían el dinero iban a clase tres días y medio, y después no volvían a aparecer más. Se alquilaban pisos para pasárselo bien y de estudiar nada de nada. Estos son algunos casos, pero seguro que habrá cien mil más. Por eso no entiendo el empecinamiento de algunos de pedir barra libre para dar el dinero que no hay y criticar que se fijen unos criterios para que ese dinero llegue a los que realmente quieren estudiar. Pedir que se llegue al 6,5 no es una barbaridad, es simplemente dejar claro que el dinero, que ahora no sobra, está para favorecer a los que realmente quieren aprovechar las oportunidades que le ofrecen el Estado, sin tomarnos el pelo a los que pagamos nuestros impuestos".
Debo reconocer que la fuente de la información de la periodista resulta de lo más objetivo: Una amiga que le dice que conoce alumnas que... ¿Ha contrastado la información? ¿Realmente puede afirmar que "seguro que habrá cien mil casos más? ¿Quedan 100.000 becarios? ¿Y becarias? ¿Todas se han puesto "tetas"? Si es el caso ¿El gremio de cirujanos plásticos participa de la crisis general? ¿Estamos saliendo de la crisis porque los cirujanos plásticos se están haciendo de oro gracias a las becas Erasmus? Y si es así ¿No pondremos en juego la recuperación si las recortamos?

Miren. Lo único que pido a los periodistas, a los medios, es un puntico de decencia. Que dejen de criminalizar a los ciudadanos y a los beneficiarios de cualquier prestación del Estado de Bienestar. Si lo que quieren es cargárselo porque ideológicamente les parece que esa opción es la más conveniente que lo digan, que lo justifiquen con argumentos y números, pero que se dejen de utilzar la viejísima estrategia Reaganiana de la "Welfare Queen" (la Reina del Bienestar). Esta figura fue utilizada por Ronald Reagan en su campaña a las presidenciales. En sus mítines reiteraba una y mil veces que había que recortar las prestaciones sociales. Para ilustrar su opinión utilizaba el ejemplo de una supuesta mujer negra que se paseaba en un Cadillac por las ciudades norteamericanas riéndose de los contribuyentes porque vivía genial gracias a las prestaciones del exiguo Estado de Bienestar USA. Nunca encontraron a esta señora, nunca concretaron el caso. Sencillamente no existía. Era una estrategia de comunicación, que por cierto, funcionó. ¿Por eso lo repiten o realmente se lo creen? Si es lo segundo se lo tienen que hacer mirar.

Por cierto, no es lo mismo que una estudiante becada se pague un aumento de pecho, que que la operación se la pague con el dinero de la beca. Las becas son un derecho universal de los estudiantes mientras cumplan determinados requisitos. Esa es la esencia de las prestaciones del Estado de Bienestar. Si se cumplen los requisitos se tiene derecho y, al ser universales, las prestaciones no son para pobres sino para ciudadanos que cumplen requisitos. Si con el dinero familiar, por el motivo que sea, deciden pagarse un aumento de pecho,¿tienen que dejar de hacerlo por estar becadas?

Decir lo que acaban de decir sería como decir que los beneficios fiscales en materia de Impuesto de Sociedades (que suponen una cantidad que alcanza varios miles de millones de euros) se aplican para aumentar los incentivos de los directivos de las empresas beneficiadas, o sea, que nuestro dinero se lo meten en el bolsillo los citados directivos, quienes por cierto, no es que estén precisamente poco remunerados y cuyo porcentaje de operaciones de aumento de pecho, en cuerpo propio o de familiar de primer grado, estoy seguro de que es mucho mayor que el de las becarias españolas, con o sin Erasmus. ¿Concluímos con esto que con el dinero de todo estamos pagando las operaciones de aumento de pecho de las ricas españolas entre todos? ¡Ahí va!, pues a lo mejor va a ser que sí. ¡Ya tengo el titular!: Las ricas se operan las tetas con el dinero de las becas Erasmus.  

Supongo que más de uno tendrá la tentación de decir que los dineros de los beneficiados por los regalos fiscales a los ricos en forma de Impuesto de Sociedades, Patrimonio, Sucesiones o Amnistía Fiscal, son privados y los beneficiados pueden hacer con su dinero lo que quieran. ¡Vaya! Los ricos pueden hacer con su dinero lo que quieran y el resto no, los becarios no, los perceptores de prestaciones sociales no. La Ley del embudo neoliberal: "lo estrecho pa tí, lo gordo pa mí"

Por cierto, lo que me parece injusto es que se supriman impuestos a los ricos para justificar que no queda dinero para gasto social. Eso es lo que es un escándalo y no lo de las tetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.