viernes, 5 de septiembre de 2014

La maleta de Port Bou cumple un año.

Ya está en la calle el nuevo número de la revista La Maleta de Portbou que, de esta forma, cumple un año en kioskos y librerías.

Desde una perspectiva personal "La Maleta" se ha consolidado como una referencia que espero con interés cada dos meses. ¿Por qué me gusta tanto?  Digamos que, en mi caso, la revista cubre un hueco que personalmente sentía. Leo mucho ensayo, me inquietan un número creciente de asuntos. Me quedo con nombres de autores, con títulos que no puedo abordar sencillamente no me da tiempo. Debo priorizar. 

La cita bimensual con la revista me facilita un acceso conciso y a la vez profundo a algunos de esos temas que tengo en el cajón de lo pendiente. Me acerca autores, temas, libros... Pero va algo más allá, también me sugiere nuevos asuntos que todavía no habían pasado a formar parte de mis inquietudes. Siempre aparece alguna cosa nueva, alguna perspectiva desconocida.

Para botón bien vale una muestra. Os reseño muy brevemente los artículos que me han generado más   interés en este número (ya advierto que no lo he leído todo por lo que la selección responde a criterios muy subjetivos y es casi con total seguridad injusta)
  • Owen Jones, el autor de La demonización de la clase obrera, inicia su artículo "La política de la envidia" con la siguiente pregunta: ¿Cómo es posible que en una democracia, donde los adultos tienen derecho al voto, el poder y el dinero estén concentrados en tan pocas manos? La pregunta de tan obvia hemos dejado de hacérnosla hace demasiado tiempo.
  • Víctor Lapuente Giné firma un artículo muy interesante "Elogio de la política pequeña" en el que reflexiona sobre la deriva política en Europa, comparándola con el proceso del periodo de entreguerras y en el que se decanta por la necesidad de pensar, hablar y dar solución a los problemas del día a día, los problemas reales tan poco lucidos (la política pequeña) antes que tomar la deriva de la política grande, la de los grandes discursos, grandes promesas y grandes cambios, que no suelen llevar a ninguna parte.
  • José María Ridao le dedica un artículo a Albert Camus. Para reseñarlo voy a utilizar una frase destacada gráficamente en la propia revista: "Las intuiciones que le permitieron atravesar las décadas más dramáticas del siglo XX sin precipitarse en la deshonra no pueden encontrar otra explicación que la singularidad de su carácter, aureolado por una suerte de santidad profana" El artículo bien puede servir para presentar al autor, muy conocido pero poco leído. Recuperar a Camus, intentar leer la realidad actual desde su referencia es, posiblemente, una de las tareas imprescindibles para intentar abordar nuestro particular momento histórico.
  • Y por último la entrevista a Thomas Piketty, el autor de El capital en el siglo XXI, un tomo de más de 900 páginas que está agitando las aguas del mundo económico y del pensamiento, de próxima publicación en España, y en el que aborda de una forma muy profunda el problema de la desigualdad. La entrevista sirve de pequeña introducción a las ideas del libro, al trabajo de este interesante economista. Os dejo con algunas líneas del final de la entrevista: "Es necesario darse cuenta de que la deuda pública en muchos aspectos, es un falso problema. No representa más que una deuda con nosotros mismos. Europa, a través de sus patrimonios privados, nunca ha sido tan rica, son sus Estados los que son pobres. Se trata, por tanto, de un problema de reparto. Acabamos olvidando esta realidad tan simple. Europa tiene unas ventajas inmensas: su modelo social, su prosperidad patrimonial. Representa una cuarta parte del PIB mundial. Tiene la dimensión necesaria para regular eficazmente el capitalismo. Pero no se proyecta hacia el futuro"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.