martes, 15 de enero de 2013

La culpa de los recortes la tiene el GPS. (Ahora me atacan las noticias)


Fotografía de la mujer belga sacada de la prensa flamenca.

Una belga que iba a Bruselas llega a Zagreb por error

Ese es el titular que me ha sorprendido en plena retirada nocturna y me ha despertado de golpe. Acabo de encontrar los motivos y razones por los que Europa se empeña en llevarnos al desastre. No es maldad. Simplemente es que ha salido mala la partida de GPSs que la UE les regaló a los líderes europeos, la mayor parte de ellos llevan el mismo que la mujer belga de la noticia que acabo de leer en El Periódico (aquí)

Os dejo con la selección de las mejores frases del artículo para vuestro solaz, relajamiento e hilaridad (al menos una sonrisica) Es que últimamente estoy muy sesudo y me ha parecido oportuno aflojar un poco la tensión bloguera. Pongo en negrita lo que me ha parecido mejor.

Una mujer belga de 67 años de edad condujo durante casi dos días desde el sur del país hasta llegar a Zagreb, capital croata, por seguir las indicaciones de su GPS con la intención de llegar al centro de Bruselas para recoger a un amigo que llegaba de viaje.
Lo que iba a ser un trayecto de unos 45 minutos --la distancia en coche que separa su casa en la provincia valona de Henao de Bruselas--, finalmente fue para Sabine Moureau un viaje de 1.450 kilómetros en el que ni las señales, primero en alemán y luego en croata le hicieron cambiar el rumbo.
"¿Si no me pareció raro? Quizá sí, pero iba distraída con mis cosas", ha explicado la mujer en declaraciones al diario flamenco Nieuwsblad.
Pese al cambio de idioma en las señales de tráfico, Moureau siguió su camino, según cuenta, siguiendo las indicaciones de su GPS e incluso se detuvo para dormir unas horas. Su hijo, alarmado al ver que su madre no regresaba al poco de ir a recoger a un amigo a Bruselas, avisó de su desaparición a la Policía.
"Encendí mi GPS y puse la dirección. Empecé a conducir. El GPS me hizo dar varios rodeos y entonces salió mal", ha explicado la mujer al diario flamenco. "Simplemente estaba distraída", ha zanjado.

Parece una noticia de El Mundo Today, pero parece que no lo es. La moraleja de este cuento es que todos somos susceptibles de dejarnos llevar por la nueva fe en la técnica. El GPS no se puede equivocar. Esto no deja de ser una ideología. La economía que sirve de GPS para el gobierno de las cosas del común sencillamente se ha vuelto loca como en el caso de la conductora belga, pero los que están al volante siguen distraídos en sus cosas (por cierto ¿Os suena la frase?)

PS: Por cierto un poco de mala idea ya tiene el periódico flamenco que ha sacado la noticia: La señora que se perdió es valona y encima la sacan en la foto con boina. Y es que en todas las casas cuecen habas.

PS2: Un par de días después de escribir esta entrada comienza, como parece lógico, a ponerse en cuestión la veracidad de los hechos que dan lugar a la reflexión anterior. Aunque la noticia la tomo como anécdota para hacer chiste y reflexionar, en realidad, sobre otra cosa. Bien. al respecto de la veracidad de la noticia os dejo una entrada del blog de Antonio Rodilla en la que reflexiona, desde un periodismo serio, sobre la incapacidad de muchos medios actuales para valorar la veracidad de una noticia. (aquí)

2 comentarios:

  1. ¡Ja! La tecnología es lo que tiene...

    ResponderEliminar
  2. Ya sé que te ha venido que ni de perlas para fundamentar todavía más tu última entrada. Vas a tener razón y todo...

    ResponderEliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.