jueves, 3 de enero de 2013

¿Cual es la diferencia de ingresos justa?

Esta es una gran pregunta que nos hacemos cada vez menos. De hecho las diferencias entre los ingresos de los directivos (no digamos los representantes en juntas de administración) y los salarios medios de las empresas se han disparado en los últimos treinta años. ¿Nos habíamos planteado esta realidad?

Creo que esta cuestión de justicia social que formaba parte del imaginario colectivo y de las conversaciones privadas hace tres décadas ha ido desapareciendo poco a poco conforme la ideología ultraliberal iba ocupando espacios en nuestras mentes y en nuestros hogares. De hecho, en conversaciones que mantengo con amig@s y conocid@s, puedo apreciar que es relativamente habitual que no nos escandalicen las enormes diferencias de ingresos y de riqueza, que hayamos asumido como bueno el hecho de que algunos se hagan con inmensísimas fortunas amasadas con... "el sudor del de enfrente"

Hoy inicio durante una semana una encuesta que figurará en el margen superior derecho del blog sobre esta cuestión. ¿Cual es la diferencia máxima de ingresos justa? La pregunta viene al caso estos días porque se están debatiendo a la vez varias cuestiones que creo que están enlazadas aunque no se presenten como tal. Son las siguientes:
  • La presidenta de Castilla- La Mancha ha ingresado en 2012, 205.000 € brutos. (noticia El País aquí)
  • PSOE y PP están pactando un ingreso máximo para los alcaldes que se situaría en 66.000 € (entiendo que brutos) (noticia ABC aquí)
  • Se está comenzando una campaña por parte del PSOE para conseguir que se prorrogue la ayuda de 400 € en el subsidio para parados. El ingreso anual equivale a 4.800 € anuales.(noticia en Huffington Post con video campaña aquí)
  • Hoy publican que el Consejero delegado de IAG, la empresa que está encargada de modificar la estructura de Iberia cobra 46 veces más que la media de sus empleados (El salario medio de Iberia está en 45.000 € y lo quieren bajas a 30.000 €) (noticia El Diario.es aquí)
¿Cuanto es justo que sea la diferencia de ingresos en una sociedad? ¿Cuanto necesitamos para vivir dignamente? ¿Cuanto es justo cobrar por realizar una función? ¿Es tanta la diferencia de rendimientos para la sociedad o para una empresa como para justificar las diferencias? ¿No nos tenemos que plantear un ingreso máximo? ¿Cual es el mínimo ingreso que garantice una vida digna? Todas estas  preguntas y otras similares deberían formar parte de las preocupaciones colectivas a lo largo de este año 2013 para conseguir que la igualdad vuelva a formar parte de la agenda no ya política, sino social, de la mayor parte posible de la ciudadanía.

Hagamos algunas cuentas relacionadas para seguir preguntándonos y reflexionando:

Entre ingresos con dinero público:
  • Comprar dos barras de pan al día consume el 11% de los ingresos de las personas que cobran el subsidio. ¿Es tanto el dinero que nos gastamos en que la gente coma? ¿Es siquiera suficiente?
  • La Presidenta de Castilla-La Mancha (según datos de información periodística) cobra 42 veces lo que las personas que cobran el subsidio.
  • El nuevo pacto sobre ingresos de los alcaldes se situaría en 13 veces los ingresos de las personas que  cobran el subsidio.
¿No deberíamos plantearnos por Ley una diferencia máxima de ingresos entre los que más y menos reciben de dinero público? ¿No deberíamos limitar los ingresos que perciba alguien que desempeñe un cargo público, realice las funciones que realice, impidiendo que por acumulación se sobrepasen esos ingresos? ¿No es prioritaria esta cuestión antes que plantearse quitarles el sueldo a los diputados de la oposición en Castilla-La Mancha para que realicen sus funciones de representación popular?

Creo que es importante que liguemos con orquillas de ingresos las diferencias de ingresos. Es una forma de asegurar la igualdad y de que los que ocupen los puestos de la cúspide estén personalmente interesados en el destino de los que están abajo. Por otro lado creo que esta cuestión es prioritaria sobre otras más demagógicas y relacionadas con los sueldos de los diputados y políticos en general. Creo que merecen un ingreso digno y suficiente para realizar sus funciones. No se trata de ahorrar en políticos, se trata de avanzar en igualdad y en democracia y esta última necesita de personas que desarrollen las funciones de representación sin depender de nadie.

Entre ingresos en el conjunto de la sociedad:

Joseph Stiglitz en el libro suyo que ya he comentado El precio de la desigualdad (entrada blog aquí), señala que se suelen justificar las grandes diferencias de ingresos en la aportación que los que más cobran en la sociedad hacen a sus empresas y a la sociedad en general. Se suele poner de ejemplo a Steve Jobs o Bill Gates. Stiglitz señala el engaño de este argumento. En realidad muchísimas de las personas que más han aportado a la sociedad, que la han permitido avanzar, que nos permiten vivir cada vez mejor cobran ingresos más bien modestos, muchos de ellos trabajan para universidades e instituciones públicas. El que se considera creador de la web, Tim Berners Lee (wikipedia aquí), sin ir más lejos, ha desarrollado buena parte de su carrera de investigación en centros sostendios con fondos públicos, y la actual web, soportada también en buena medida con fondos públicos, es dejada para su uso libre para el conjunto de la sociedad, nos aprovechamos todos sin pagar nada. Tim Berners-Lee no se ha hecho megarico, como Jobs o Gates, con sus investigaciones y sus aportaciones. Visto desde esta perspectiva ¿Son justas las fórmulas de reparto de la riqueza con las que funciona este mundo? ¿No sería razonable introducir alguna fórmula que regule estas inmensas diferencias?

Creo que ya me he alargado demasiado por ahora. Simplemente dejo las preguntas y los datos para la reflexión. Seguiré con ello. Participa en la encuesta y opina tanto con comentarios como en el perfil de facebook de la página aquí)

4 comentarios:

  1. Enhorabuena Joaquín por tu entrada. Es muy interesante y sugerente. Soy de los que creo que en el fondo de todo lo que está pasando se haya nuestro desinterés por el valor de la igualdad. No nos lo creemos, no lo compartimos y no lo anhelamos. Tu pregunta es muy buena y también la están planteando iniciativas basadas en economía ética, del bien común, de la cooperación. Uniendo con tu anterior entrada, estaría bien que los salarios se limitaran en base al salario mínimo... ¿cuántas veces es lícito cobrar el salario mínimo?. Quizá así lo pensarían mejor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada, pero me parece que este tipo de propuestas están muy lejos de poder aplicarse en esta economía y política neoliberal que tenemos encima. Y es una lástima, porque creo que sólo con medidas así se podría regenerar nuestra precaria democracia y ponerla al servicio de todos, y no sólo de unos pocos.

    ResponderEliminar
  3. un alcalde 10000 veces mas que el salario minimo interprofesional????

    ResponderEliminar
  4. Santiago. Has debido leer mal. Son 13 veces el subsidio de 400 €.

    ResponderEliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.