viernes, 4 de abril de 2014

Libertad de prensa y opinión, pluralidad y democracia

A lo mejor nos hemos acostumbrado pero intentar informarse hoy en España es una tarea bien complicada. Creo que ya he dicho en alguna ocasión que hace días que no utilizo la televisión para buscar información. Me resulta literalmente imposible. Y qué decir del Kiosco. En resumen que es mirar las cabeceras de la prensa escrita y darle al zapeo de canales y notar como se va produciendo el sarpullido (no digo que no queden honrosas excepciones que siga viendo o leyendo, pero son tan pocas...)

El otro día escuchaba la entrevista que Wyoming le hacía a Miguel Angel Aguilar, director del número único del Heraldo de Madrid y, en la que entre otras cosas, nos invitaba a pensar sobre si es posible construir una democracia (siempre estamos construyéndola) sin pluralidad informativa.

En estos momentos resulta realmente difícil encontrar un abanico lo suficientemente amplio de opinión y posicionamiento entre los medios de comunicación más importantes y desde luego hay muchos puntos de vista que no tienen representación. La crisis de la publicidad se ha llevado por delante a varios medios y los que quedan permanecen más vinculados que nunca a los intereses de los anunciantes y, claro, algunas cosas molestan. De ahí algunos despidos, cierres... (No es la única causa pero tampoco pretendo ser exhaustivo)

Recientemente hemos conocido también la noticia de que el grupo Random House Mondadori se hacía con las editoriales hasta ahora pertenecientes al grupo PRISA. Con este movimiento la mayor parte de las editoriales que publican en castellano están vinculadas a dos grandes grupos editoriales. El señalado más arriba y Planeta. Os recomiendo que hagáis el ejercicio de consultar en las páginas web de estos grupos editoriales todo lo que controlan y que luego recorráis con el listado las estanterías de las grandes superficies de venta de libros. Encontraréis que el resto de editoriales ocupan un lugar residual si es que llegan a ocuparlo.

Estos movimientos van restando pluralidad a nuestra sociedad, van cerrando las posibilidades de la difusión de ideas distintas y de diferentes formas de ver la realidad, facilitan que la visión del mundo se uniformice y que la creatividad tenga poco o ningún espacio de expresión. Es una realidad que nos empobrece como sociedad. Ni que decir tiene que las opiniones contrarias a las de los que controlan el poder económico tienen muy difícil encontrar cauces de difusión masiva.

Considero que esta entrada de blog no puedo quedarse en un mero lamento. Si no existe pluralidad es, también, porque no nos esforzamos lo suficiente (ya se que a los que os habéis leído El síndrome Katrina o me habéis escuchado ultimamente esta frase os hará gracia, es verdad, tiene segundas). Las gentes que nos consideramos de izquierdas, progresistas o como le queráis llamar, no nos estiramos demasiado en apoyo de lo que nos interesa. Por ejemplo preferimos el "todo gratis" en internet aunque eso suponga el cierre de los medios de comunicación que garantizan la pluralidad, o preferimos acudir a un gran almacen a buscar los libros que queremos y no damos oportunidad a esas islas de la pluralidad que son algunas de las mejores librerías españolas y que se pueden encontrar en muchísimas localidades. En ellas es más fácil encontrar también algunas de esas editoriales que hacen un trabajo magnífico y que sirven para darle oxígeno a la pluralidad no ya de opinión sino incluso creativa y artístiica.

El número recién publicado de Heraldo de Madrid ha sido realizado por un importante número de medios de comunicación que se mueven fundamentalmente a través de internet o con apariciones mensuales en los kioscos (no en todos los Kioscos) La pluralidad ha buscado refugio en internet pero aún así precisa del apoyo económico, la compra, la suscripción y, sobre todo, la lectura y el interés, para continuar sobreviviendo. 

Por mi parte, sigo varias publicaciones de las que puedo dar fe de su elevada calidad de Alternativas Económicas, La Maleta de Portbou. InfoLibre y El Diario.es. Hay también otras publicaciones que han surgido con el esfuerzo de muchos periodistas con ganas que están intentando levantar proyectos fuera de los dictados de los mercados de la publicidad o, al menos, no especialmente dependientes de ellos. La democracia está estrechamente vinculada a la pluralidad de la prensa, de los medios de comunicación, de la libertad de imprenta. No dejemos que caiga la pluralidad. Es también responsabilidad nuestra.

3 comentarios:

  1. Es vedad Joaquin,realmente es dificil estar bien informado, hoy veia las noticias sobre lo ocurrido en Bruselas y pensaba :eso es lo que saldria del 22 M en Madrid, no las reivindicaciones de los sindicatos europeos.

    ResponderEliminar
  2. Pagar por calidad, no hay más atajos. Si no quieres que los anunciantes dicten las noticias, tendremos que asegurar la supervivencia de la prensa libre.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy de acuerdo, Joaquín. Como consumidores, en este caso de información, es necesario que cambiemos hábitos: optar por los libreros tradicionales, suscribirse a periódicos, leer un abanico amplio de opciones ideológicas, si queremos tener criterio propio, cosa bien difícil en esta sociedad de blancos y negros. Muy buena entrada...

    ResponderEliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.