viernes, 10 de enero de 2014

En confianza

Querid@s amig@s lectores de este blog:

Me ha parecido que ahora que el contador de visitas se acerca a las 100.000, debía escribirte una carta. Como deducirás rápidamente soy un tanto adelantado a mi tiempo y celebro las efemérides antes de que se produzcan. Posiblemente será que el regalo de Reyes que más me gustó y que guardo con más cariño en mi memoria es uno que me trajeron los Reyes Magos de entonces (papá, mamá y bolsillo) la tarde del 5 de enero. Vamos, que de repente se oyó un ruido en la ventana del balcón (bueno lo escuchó en casa todo el mundo menos yo) y ahí estaban el fuerte y los indios que no les había pedido (la bici no llegó nunca). Pero no me dejé llevar por el abatimiento del regalo que no llegaba y me dediqué con fruición a darle marcha al regalo recién llegado.

Te escribo comenzando con esta anécdota porque me parece que no nos vendría mal volver a algunas de las vivencias de la infancia.si queremos superar con éxito el año 2014 que promete tener doble personalidad (la oficial que sostiene que ya no tenemos crisis y la real del día a día),

Los momentos más felices de ese tiempo pasado tienen que ver con el disfrute sin límites, con la pasión por el juego, la alegria fácil y cotidiana, la despreocupación por las circunstancias. Todo esto me lo ha recordado una entrada de blog que acabo de leer y que ha enlazado en facebook una buena amiga: Carmen Núñez Cumplido. La entrada juega con las palabras y se titula. Hay que tener un amante (blog aquí). No me diréis que no es provocador.

¿Qué tienen que ver la infancia y los amantes? Si lees esa entrada de blog hasta el final descubres que la propuesta del que lo escribe es más que lógica. La mejor forma de vivir de forma satisfactoria es encontrar una o muchas cosas que te apasionen: sean estas personas, proyectos, aficiones... Lo que sea. Volver a disfrutar como un niño es apasionarse y el apasionamiento es algo inherente a estar vivo.

Pensando en esto me he ido con la cabeza (¡Que mala cabeza, por cierto, que se va de un lado a otro!) a mi parte favorita del mito del Laberinto.
 
Si te acuerdas del mito sáltate esta parte, si no aquí tienes un resumen: El rey de Creta encierra a su hijo, el Minotauro, mitad hombre, mitad toro, en un Laberinto que manda construir. Lo encierra porque debora seres humanos. Minos que es un rey muy listo utiliza esta situación a su favor y para doblegar la voluntad de los pueblos que ha conquistado, les obliga a enviar jóvenes y doncellas para su sacrificio.El héroe ateniense Teseo decide acabar con la situación. Se ofrece para ir al Laberinto con la intención de enfrentarse al Minotauro. Ariadna, hija también de Minos, ayuda a Teseo proporcionandole un ovillo de hilo, que convenientemente desenrrollado le ayudará a salir del laberinto en el que todos se pierden. Teseo vence y se va hacia Atenas con Ariadna. Por el camino se detienen en la isla de Naxos. Ella duerme un profundo sueño y Teseo parte para Atenas dejándola abandonada en la isla. Teseo llega a Atenas dónde acaba siendo rey y nuevo dominador del que antes era imperio cretense.

Ariadna ha ayudado a Teseo contra su padre porque estaba harta del dominio del Rey. Pero por el camino descubre que Teseo es sólo un arribista, un trepa, muy cualificado eso sí, pero que tiene la intención de hacer desde Atenas lo que Minos hacía desde Creta. Me encanta imaginarme a Ariadna haciéndose la dormida para que el "petardo" de Teseo tenga excusa para irse solo a su casa. Ella tiene un proyecto mejor, más vital, más inteligente, algo que la va a hacer más feliz. Su decisión es irse con Dionisos, la raiz de la vida indestructible, el dueño del ciclo de la vida que se renueva año tras año, que hace el milagro de sacar de la muerte, vida. Por eso, como señala el antropólogo Karl Kerenyi, se relaciona a Dionisos con el ciclo agrícola y, expecialmente de la vid, el ciclo anual de la renovación de la vida. No es mal proyecto. Dionisos es un liberador mientras que Teseo es un opresor. Dionisos da la felicidad, Teseo juega a ofrecer seguridad.

A lo que voy, que no nos podemos permitir el lujo de dejarnos llevar por el ambiente gris y depresivo que nos rodea. Para recuperar el ánimo debemos reencontrarnos con nuestras pasiones. Y un paso más relacionado con la temática general de este blog. Doy por descontado que vosotr@s, querid@s lectores, entre muchas otras pasiones, compartiréis conmigo la pasión por los Servicios Sociales, el Bienestar Social,  la transformación política, el Trabajo Social. Si es así, lo que te deseo para este año es que reencuentres esa pasión que llevas dentro y la disfrutes a fondo. Dionisos y Ariadna te están esperando por el camino. Son la representación de la vida renovada, de la búsqueda de la felicidad, en nuestro caso de la búsqueda de la felicidad colectiva.

Feliz 2014. Comienza la cuenta para las próximas 100.000 visitas al blog.


2 comentarios:

  1. Enhorabuena por tus primeras 100.000 visitas, por lo que representa para ti en lo personal y para los Servicios Sociales. Feliz 2014

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el éxito (merecido) de este espacio.
    Que no nos falte pasión para plantarle cara a este 2014.

    ResponderEliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.