jueves, 2 de enero de 2014

Propósitos y promesas de Año Nuevo

¿Qué propósitos de Año Nuevo merecen la pena?
Las revistas y medios de comunicación de todo tipo se lanzan en estas fechas a proponer encuestas, recomendaciones, consejos relativos a los propósitos de Año Nuevo. En realidad el proceso se ha convertido en una forma de rellenar páginas de revistas, de papel prensa, de horas de radio o de televisión. Poca gente se lo toma en serio. De hecho abundan, igualmente, las bromas sobre los reiteradísimos propósitos incumplidos. Muchos de esos propósitos no nos los creemos ni un poquito cuando los hacemos: adelgazar, hacer más ejercicio, aprender inglés, ver menos la televisión, leer más, dedicar más tiempo a lo importante y menos a lo prescindible...

Una posible explicación de esos propósitos incumplidos es que son formulados bajo los efectos de un exceso de proteínas, azucar y alcohol, que nos rodean, lo queramos o no, en estas fechas. También es probable que eso de tener algo más de tiempo, si es que lo tienes, te haga creer que lo vas a seguir teniendo y midas mal las fuerzas, también puede que te haya podido la mala conciencia y comparándote con gente que no veías hacía un año te haya dado por decidir competir y hacer lo que ell@s hicieron, tampoco es improbable que intuyas que tras el acortamiento de las horas de luz ahora toca la revancha y es cuestión de aprovechar la promesa de nuevas remesas de serotonina; a lo mejor simplemente lo que pasa es que queremos ser más felices y nos parece que esas cosas que nos proponemos nos van a ayudar a conseguirlo.

Pese a esta forma de comenzar la entrada, haciendo referencia a los muchos motivos que tenemos para el escepticismo respecto a las promesas de Año Nuevo, quiero compartir contigo los que me propongo en relación a lo que tiene que ver con este blog y lo que lo rodea.

Cuando escribí El cuarto pilar tuve la sensación de que había algunos asuntos sobre los que necesitaba  leer y reflexionar más. Que había elementos que sólo esbozaba, que necesitaba profundizar. Uno de esos elementos que tuve la sensación de estar sólo iniciando es el que tiene que ver con mi opinión de que es preciso recuperar los valores de la Modernidad o mejor dicho, los valores de filosofía política sobre los que hemos basado los debates de la convivencia democrática a lo largo de todo el periodo histórico que se inicia con la Ilustración. Mi propósito bloguero, por lo tanto, para el año 2014 es continuar centrándome en este asunto y en sus implicaciones para el Trabajo Social, los Servicios Sociales y la Política Social.

Momento de la firma del contrato
En esta línea comienzo el año con fuerza. Acabo de firmar con el Colegio de Asistentes Sociales y Trabajadores Sociales de Aragón, el contrato para la publicación de mi segundo libro El síndrome Katrina. Por qué no sentimos la desigualdad como un problema. (en próximas entradas os iré dando noticia de los avances de su publicación y presentación) que se inscribe en este propósito general. Un libro que propone una reflexión en torno al valor de la igualdad.
 
El texto se dedica a analizar un nuevo síndrome, emparentado con el síndrome de Estocolmo y que explica de qué forma los privilegiados han conseguido "secuestrarnos" y extender  una visión del mundo que favorece sus intereses y perjudica a los nuestros, de qué forma nos han acabado convenciendo de que la desigualdad es un fenómeno natural y que es injusto e ilógico trabajar para superar esta situación.
 
2014 va a ser, para mí, el año de El síndrome Katrina y de la continuidad de esa reflexión de largo recorrido que espero que este año abarque también, como ya lo ha hecho el año pasado, el valor de la libertad. Ahora sólo me queda desear que estos propósitos de Año Nuevo lleven mejor camino que la mayoría de los que hacemos para estas fechas.
 

8 comentarios:

  1. Mi más calurosa enhorabuena, Joaquín, el cuarto pilar me lo estoy leyendo a saltos y me está gustando mucho. Este segundo seguro que será todo un éxito. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Belén. Supongo que es lo que pensamos todos los autores, pero creo, sinceramente, que este es mejor que el primero.

      Eliminar
  2. Felicidades, Joaquín por este nuevo libro, con un tema tan apasionante y actual. Deseando leerlo. Gracias por escribirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pedro. Creo que en febrero será el lanzamiento mundial ;)

      Eliminar
  3. Enorabuena por tu nuevo libro que aborda un tema tan interesante como desconocido, ya nos dirás donde nos podemos hacer con él, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todo sale según lo previsto el libro saldrá en febrero y tendrá diferentes canales de distribución aunque probablemente el principal será la página web del Colegio de Aragón de Trabajadores Sociales. Es probable también que se haga una pre-venta a un precio algo más económico. En cuanto haya algo más seguro escribiré una entrada con la información. Gracias por el interés.

      Eliminar
  4. De nuevo, enhorabuena, y gracias por publicar. ¿mejor que el primero? ya te vale... El del Cuarto Pilar sigue siendo uno de mis aconsejados a cualquier colega y allegado, así que tengo muchas ganas de leerlo. Al decir el título me ha venido a la mente el de La Doctrina del Shock, de Naomi Klein, que me impactó mucho y en el que abordaba, entre otros fenómenos, el del Katrina, que fue muy útil para el gobierno de EEUU. ASí que ¡ más ganas todavía!. Ya nos avisarás... felicidades, colega. Deseando volver a encontrarnos. un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu valoración de El cuarto pilar.
      Te reconozco que no he leído, aunque me lo han recomendado en varias ocasiones, el libro de Klein. Lo sucedido en torno al Katrina lo tomo como un antecedente, una manifestación de lo que vino después. En fin, en el libro se entiende mejor. Nos vemos. Os aviso en cuanto esté disponible.

      Eliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.