lunes, 31 de marzo de 2014

Montoro y la pobreza

"¡Pero, hombre, ¿Cómo me hacéis esto?!" parece decir el Sr. Ministro Montoro en la foto que ilustra esta entrada. Creo que es la actitud con la que ha contestado al informe de Cáritas sobre la pobreza infantil. (declaraciones del Ministro en video aquí) (principales titulares y datos del informa de Cáritas, en El Mundo aquí

Las declaraciones de Montoro tienen cinco frases o contenidos. Voy a intentar analizarlas mínimamente:

  • Son informes de medición puramente estadísticos.
¡Pues claro! Todos los indicadores para medir los parámetros de la realidad social, económica e incluso política, se basan en la estadística. ¿Realmente hace falta que le expliquemos al Sr. Montoro que el PIB, el IPC, el Euribor son indicadores estadísticos? ¿Quiere decir que no tienen fiabilidad? ¿Ahora resulta que la pobreza no se puede medir con estadística? ¿Cómo la medimos entonces?

Cáritas, por lo que he podido leer, está utilizando datos oficiales de Eurostat e indicadores de medición de la pobreza homologados por organizaciones internacionales. El problema es que esos datos son ciertos. 

Lo que hace Montoro es contestar datos concretos no con otros datos concretos sino con un mensaje emocional, un mensaje emocional que se complementa con el resto de las frases que vamos a analizar. El Sr. Montoro en ningún momento entra al trapo esgrimiendo otros datos que demuestren lo contrario de lo que ha dicho Cáritas (no puede, no los hay); lo que hace es intentar desmontar el mensaje de Cáritas con otro relato que le resulta favorable.
  • La pobreza no se erradica con presupuesto público. Eso es de economías centralizadas. Mezclar los conceptos de gasto público y pobreza es un error.
¡Vaya! ya hemos llegado a la madre del cordero. Os recuerdo, posiblemente no hace falta pero os recuerdo, que cuando se habla de economías centralizadas se está hablando de economías vinculadas al régimen soviético, comunistas. El Sr. Montoro le está diciendo a Cáritas y de paso a todos nosotros, que eso de mezclar gasto público y pobreza es de "comunistas".

El Sr. Montoro está haciendo referencia a que no hay alternativa a la economía neoliberal. Todo el resto de propuestas no son más que desfasadas propuestas izquierdistas y sin futuro. No os mezcléis con ellos. Lo único que se puede hacer lo estamos haciendo nosotros.

¿De verdad hay que recordarle al Sr. Montoro que una de las formas de luchar contra la pobreza de la que se han dotado las sociedades occidentales desde hace más de 70 años es el gasto públco? En realidad hay tres formas de luchar contra la desigualdad, que es la única forma de luchar contra la pobreza: equilibrar las relaciones entre trabajo y capital, equilibrar las aportaciones al Estado en forma de impuestos y equilibrar la estructura social a través del gasto público.

La denuncia de Cáritas apuntaba en esta última dirección. El Gobierno no tiene problema en salvar las cuentas de las entidades bancarias y de las empresas que se comprometieron con las autopistas (realizadas por decisión política de responsables del Partido Popular) pero no tiene problemas en recortar el gasto social que beneficia a millones de ciudadanos. La decisión de salvar las autopistas ¿no es una intervención del Estado en el funcionamiento de los mercados, no es propio de economías centralizadas? ¿Esa intervención estatal está bien y la del gasto público no? ¿No es legítimo e incluso obligadamente ético preguntarse por qué?
  • Lo que erradica la pobreza es el crecimiento y la creación de empleo. 
Estamos ante un nuevo error importantísimo. El crecimiento no ha significado, en los años en los que lo hemos tenido, ni una disminución de la desigualdad ni una disminución de la pobreza. Economistas muy significativos, sin ir más lejos el Nobel Joseph Stiglitz, han demostrado que una de las características del capitalismo financiero en el que estamos viviendo es que el aumento de la riqueza no se reparte sino que se acumula por parte de aquellos que manejan los hilos de los mercados financieros. El aumento de la riqueza general ha venido acompañado de una aumento de las desigualdades y la pobreza. El aumento de la riqueza no ha producido ni tiene por qué producir creación de empleo. Esta tendencia es consecuencia de la aplicación universal de medidas de política económica neoliberal que llevan triunfando en el mundo desde hace 35 años.

De hecho, una de las paradojas actuales, con la Reforma Laboral, con los minijobs, con las nuevas condiciones laborales, es que encontrar un empleo ya no garantiza que las personas que trabajan salgan de la pobreza. Se puede trabajar y seguir en la miseria. Además de crear empleo habría que mejorar las condiciones laborales si queremos erradicar la pobreza y la desigualdad.
  • El debate no se corresponde con la realidad. España está saliendo de la crisis económica.
El debate en realidad es sobre si estamos o no saliendo de la crisis económica. Puede que algunos de los grandes números (¡Anda, son estadísticos!) indiquen que vamos mejor en algunos parámetros, pero para la gente, para la mayoría de la gente que sufre, eso no será así hasta que no lo noten en sus condiciones de vida.

Pero en realidad el discurso: "Estamos saliendo de la crisis" no está dirigido a esas gentes, que no votan, o, desde luego, no van a votar mayoritariamente al Partido Popular. Está dirigido a la gente que no lo pasa mal y que no tiene cercanas situaciones calamitosas, que sigue teniendo una vida relativamente parecida a la de antes del inicio de la crisis y que lo que quiere oir es eso de "¡Aquí no ha pasado nada! Todo va como siempre, todo ha vuelto a la normalidad. Vamos a salir ya". Por eso:
  • Ya he hablado con ellos, son razonables, pero siguen haciendo estos informes.
Parece estar queriendo decir eso de "Estos chicos, son majos, un poco indocumentados pero majos. razonables y eso" pero "¿Por qué insisten en estas cosas?" Ese tono condescendiente forma parte del mensaje. Él, que sabe, por eso es ministro, se tiene que acabar enfrentando con estos chicos con tan buena prensa. Claro no los va a atacar frontalmente, que no lo ha hecho, pero sí que le interesa dar un mensaje del tipo "¡Que traviesos!, no lo hacen con maldad, es que no saben. Creen estar haciendo el bien, pero no saben que le están haciendo el juego al enemigo".

El problema para el Sr. Montoro es que este tipo de discursos no los hace esa despreciable izquierda que sólo quiere derribar al Gobierno sea como sea, sino que este tipo de informes los está publicando Cáritas, una organización oficial de la Iglesia Católica y, por lo tanto, poco sospechosa de ser una aliada de la estrategia socialista, comunista o quincemayista. Cuando personas o grupos que no pertenecen a ese ámbito social o ideológico, de la importancia por su imagen pública como Cáritas, manifiestan opiniones contrarias al relato ofcial, el Gobierno comienza a temblar porque se les puede estar deshaciendo el tan trabajado discurso oficial. Un discurso que no está dirigido a los que no estamos de acuerdo con él; a nosotros no nos va a convencer, basta con que no nos indigne demasiado. El problema es que este informe, firmado por quien está firmado, tiene credibilidad para esa parte de la población a la que está destinado el relato oficial del Gobierno. De ahí la respuesta, el contenido de la respuesta y el tono de la respuesta.

Aprovecho para señalarte que un análisis más profundo del relato neoliberal justificativo de la desigualdad y de la pobreza lo podrás encontrar en mi libro El síndrome Katrina (Aquí)

    3 comentarios:

    1. Fantástico Joaquín. Un abrazo Teresa Zamanillo

      ResponderEliminar
    2. Este personaje es vergonzoso, se llega a creer hasta sus propias mentiras y las de un gobierno que destroza las vidas de millones de personas.

      ResponderEliminar

    A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.