miércoles, 12 de marzo de 2014

Los orígenes de la comunicación humana de Michael Tomasello

Acabo de finalizar la lectura un libro que me ha parecido magnífico: Los orígenes de la comunicación humana, publicado por la editorial Katz (reseña del libro en web editorial aquí) Escrito por Michel Tomasello (wikipedia español aquí, inglés aquí, web personal aquí) Un gran libro de divulgación científica, lo que quiere decir que es algo más difícil de leer que un ensayo pero que, dentro de su género, resulta accesible (o eso creo yo) a quien pueda estar interesado en su lectura. Eso sí, es un libro exigente, tienes que poner atención. (275 densas páginas)

Había visto citado este libro de Tomasello en otros libros comentados en este blog y el título, indudablemente, me resultaba muy atractivo. El punto de vista de Tomasello encaja muy bien con las aportaciones que los científicos de las más diversas ramas del conocimiento han venido aportando en torno a lo que se viene a conocer como punto de vista cognitivista. Encuentro importantes relaciones con los avances en neurociencia de Antonio Damasio, con la perspectiva lingüística de George Lakoff, con los planteamientos de Arsuaga y Martín-Loeches en El sello indeleble; también con la perspectiva histórica de los derechos humanos de Lynn Hunt y, por supuesto, con la propuesta del etólogo Frans de Waal del que recientemente he citado uno de sus libros, entre muchos otros.

Voy a señalar lo que me han parecido las dos aportaciones más significativas de este libro. En primer lugar propone una teoría sobre el origen del lenguaje que se contrapone frontalmente a la muy extendida teoría innatista de Chomsky, un autor conocido también por sus aportaciones al debate político y que destaca en lingüística por su teoría de la existencia de una gramática, una sintaxis universal, que todos heredamos al nacer.  Tomasello, que se preocupa también por la parte del lenguaje que debemos a la propia naturaleza genética, propone que las lenguas son actos sociales, fruto del proceso cultural que, además, ha resultado profundamente adaptativo, para nuestra adaptación al medio.

Tomasello fundamenta este punto de vista en los  contenidos que forman parte de lo que creo la segunda
aportación de este libro y, probablemente, la más significativa de cara a las reflexiones que suelen ocupar a este blog. El lenguaje surge como desarrollo de la comunicación cooperativa humana, una característica que compartimos con otros simios, pero que nosotros llevamos mucho más allá como consecuencia, esta vez sí, de nuestra capacidad biológica para comprender nuestro entorno y a nuestra capacidad de recursividad (la capacidad de inferir lo que los otros que nos rodean están percibiendo, la capacidad de poner pensamientos dentro de otros pensamientos). Nuestra estructura socio-cognitiva nos permite inferir la intencionalidad individual de los otros y comprende importantes aptitudes y motivaciones para compartir nuestras intenciones con otros (somos profundísimamente prosociales). Somos capaces de tener una atención conjunta con otros sobre la realidad, y compartir metas gracias a que tenemos un importante terreno conceptual común.

Es decir, nuestra capacidad comunicativa, que tiene una profunda base cooperativa, se basa en que nuestra naturaleza está especialmente adaptada para la colaboración con otros, para hacer comunidad. Esos procesos culturales que hemos ido creando para comunicarnos, entre otros las diferentes lenguas, nos han permitido nuevas formas de colaboración cada vez más complicadas y eso, a su vez, nos ha permitido crear comunidades sociales cada vez más complejas. Digamos que son procesos que se han venido retroalimentando a lo largo de los tiempos en una espiral que Tomasello denomina coevolutiva.

Tomasello tiene publicados otros libros que todavía no he leído pero que prometen resultar igualmente interesantes para analizar nuestra capacidad cooperativa. Uno de los lectores de este blog me sugería en un comentario ¿Por qué cooperamos? publicado también por la editorial Katz.

Como señalaba al comienzo de esta entrada creo que leer a Tomasello merece la pensa, puede que cueste un poco la lectura si no se está acostumbrado, pero sus fundamentados puntos de vista pueden resultar fundamentales para abordar cualquier planteamiento social o político que plantee la necesidad de construir una sociedad cooperativa, al fin y al cabo sus libros vienen a demostrar que esa característica forma parte de nuestra propia naturaleza y nos ha servido para llegar hasta donde estamos como especie humana. ¿No crees que ese punto de vista merece un rato de reflexión?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.