viernes, 28 de marzo de 2014

Homenaje a Vicente Alquezar

Desde hace siete años tengo una foto de vicente en mi mesa de trabajo. Me mira con una sonrisa esperanzada. En la foto aparece con una mochila a la espalda, esa mochila cargada de ilusiones que compartíamos.

Hace casi tres años que empecé a escribir este blog y normalmente he huído de las entradas de carácter personal. Esta lo es, lo es y mucho. Pero siento que tengo una importante deuda, una exigencia de la memoria.

Vicente Alquezar fue/es un amigo. Falleció hace siete años pero no está ausente de casi nada de lo que hago. Sigue conmigo a cada paso. De él aprendí muchísimas cosas, sobre todo a elaborar en materia de Servicios Sociales. Con él, en el Fortín, en la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, aprendí a escribir en esta materia. Por eso lo que lees en este blog y lo que lees en los libros que he publicado y que espero poder continuar escribiendo, se debe, en buena medida, a esa amistad que continúo cultivando.

Hoy me he tomado un cortado en su honor, es más, he chocado la taza en su nombre con otro buen amigo común. Me ha sabido a gloria. Los que lo conocísteis sabéis el significado del cortado.

El Cuarto Pilar lo dediqué "a los muertos (y los vivos) que alumbran los caminos". En el interior, en agradecimientos, hablaba de mi deuda con Vicente, él es uno de esos muertos/vivos que me acompañan.

Los que no lo conocísteis debéis saber que es una persona que de una manera ignorada, como se hacen las cosas en este Sistema, estuvo detrás de muchas más cosas de las que podremos calcular nunca, especialmente de las que pasaron y pasan en Aragón en materia de Servicios Sociales.

Socialista convencido llevaba en todas las células de su cuerpo la militancia política y el compromiso por los Servicios Sociales. Al final de su vida trabajó en el programa de movilidad urbana del Ayuntamiento de Zaragoza. Cuando veo el tranvía y las bicis por mi ciudad no puedo dejar de acordarme de él. Supongo que habríamos hecho unas buenas bromas a cuenta de que la línea 1 del tranvía tuviera como destino "Mago de Oz".

Llevo la idea de los Servicios Sociales mucho más allá de lo aparente, por ejemplo trabajó para relacionarlo con el urbanismo, con los espacios de la convivencia. Agudo, incisivo, crítico, razonable, inmensamente amigo y afectivo.

Va por tí, amigo, compañero.

4 comentarios:

  1. Suscribo lo escrito por Joaquín, cuanto se le hecha de menos en estos momentos de "CRISIS IDEOLÓGICA". Cuanta luz hubiera aportado en estos momentos difíciles para los Servicios Sociales.

    ResponderEliminar
  2. Chin chin contigo y con él con otro "cortado" virtual. Besos para los 2

    ResponderEliminar
  3. Juana Ballesteros. Albacete-6 de abril de 2014, 23:54

    Lo conocí poco, pero evidentemente dejaba huella. Y sí, seguro que sus aportaciones en estos momentos habrian valido mucho, como siempre.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Joaquín, por tu comentario... y por tu brindis.

    Mar

    ResponderEliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.