jueves, 28 de febrero de 2013

¿A qué se dedica el Sistema de Servicios Sociales?

¿Por qué me da ahora por hablar de esto? Digamos que uno de los últimos comentarios a la anterior entrada me ha provocado la necesidad de explicar, o intentar explicar, o al menos intentar explicarme, la pregunta que sirve de titular a esta entrada ¿A qué se dedica el Sistema de Servicios Sociales?

No es la primera vez que me planteo públicamente esta pregunta. De hecho en El Cuarto Pilar abordo este tema y explico cómo el conjunto de ciudadanos tenemos claro a qué se dedican el resto de los Sistemas de Protección Social del Estado de Bienestar. El sistema de Salud cura enfermos, el educativo enseña a los niños, el de Seguridad Social paga prestaciones ante determinadas contingencias de la vida que te impiden seguir trabajando, pero (me pregunto nuevamente) ¿A qué se dedica el Sistema de Servicios Sociales? 

Suelo hacer esta pregunta en público cuando tengo la oportunidad y no suelo recibir respuestas que me parezcan razonables o mínimamente sólidas, ni siquiera entre los profesionales, entre los que yo mismo me incluyo, porqué negarlo. Vamos que no resulta fácil de explicar, por eso suelo acordarme del siguiente anuncio publicitario del Atlético de Madrid de hace unos años.


Los que trabajamos en el Sistema sabemos ciertamente que este es muy, muy grande, pero no sabemos o acertamos a explicarlo en pocas palabras. Vamos, que nos quedamos callados.

Pero ¿Por qué nos pasa esto? Uno de los principales problemas para no que hayamos definido claramente nuestro objeto de atención fue señalado por Gustavo García y José Manuel Ramírez en un librito ya clásico (fue publicado a finales de los 80) titulado Conceptos fundamentales de los Servicios Sociales, en el que señalaban que el Sistema se debatía, en una falsa dicotomía, entre atender a la marginación o dedicarse a todo lo que no se dedican el resto de los Sistemas. Ninguno de estos caminos nos lleva a ninguna parte.

En el primer caso el Sistema no sería del Bienestar Social porque no sería universal, estaríamos ante una sociedad dual y el Sistema sería claramente estigmatizador; en el segundo el Sistema ocuparía un lugar subsidiario, el riesgo de dualización persistiría y se carecería de personalidad propia de tal modo que en realidad no sería un sistema.

Por ese motivo en El Cuarto Pilar  propongo que ese objeto de atención del Sistema debe concretarse en una serie de necesidades sociales. Que es imposible organizar un sistema si este no tiene claro cuales son las necesidades que atiende, que es imprescindible que toda la organización del sistema se realice en torno a estas necesidades y, por eso mismo, propongo 6 alrededor de las que articular el Sistema y que son: 
  • Las procedentes del Plan Concertado: información, convivencia adecuada, necesidades básicas, e integración social
  • La de autonomía personal procedente de la Ley de Dependencia
  • Y finalmente la participación social inherente al sistema por su dimensión comunitaria.

El Catálogo de Prestaciones debe venir a concretar los contenidos con los que el Sistema atiende esas necesidades y de esa forma el Sistema delimita definitivamente su alcance. 

En el libro podrás encontrar estas ideas mucho más desarrolladas, pero es posible que a estas alturas de lectura te estés diciendo algo así como:
-¡Muy bién, muy bién! pero no estás contestando a la pregunta del titular. ¡Menudo fraude!
Está bién. Tenía prevista esa inquietud, digamos que yo mismo la he provocado pero he jugado a mantener el interés hasta el final, como en las películas de intriga. Desde mi punto de vista el Sistema de Servicios Sociales se ocupa del pleno desarrollo social de las personas, los grupos y las comunidades. Un espacio que no es ocupado por ninguno de los otros sistemas y sin el cual resultaría imposible conseguir que las personas que tengan cualquier tipo de dificultad puedan alcanzar una concreción adecuada en su vida de los valores de la Modernidad en torno a los que organizamos nuestra convivencia: libertad, igualdad y fraternidad.

4 comentarios:

  1. Hola Joaquín: he leído esto con sumo interés porque es la pregunta del millón. Te expongo mis reflexiones:
    Un sistema es un conjunto de algo, en este caso, de instituciones dedicadas al bienestar social. Por tanto, la pregunta de ¿a qué se dedica el sistema? es muy abstracta puesto que el concepto de sistema es ya de por sí abstracto y no puede dedicarse a nada, es decir, no puede ser sujeto de acción. Dicho esto, la pregunta sería ¿a que se dedican las organizaciones de bienestar social y servicios sociales? Yo respondería:

    "a proporcionar las ´oportunidades vitales´ (importante concepto de Dharendorf) necesarias para el desarrollo personal y social de los ciudadanos".

    En este planteamiento entrarían los individuos, los grupos y las comunidades, sin necesidad de enumerar siempre estos términos ya tan manidos en trabajo social.

    Creo que no me puedo extender más y no sé si estoy haciendo bien esto. Espero haber aportado algo. Te enviaré un articulo sobre el objeto de hace mucho tiempo, un beso. Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu más que oportuna aportación Teresa.

      Eliminar
    2. ¡Vaya! me alegro de haber dado con el truco para publicar comentarios a tu magnífico trabajo y aportar algo. He pillado un blog de Belén de Almería y otro de Israel que me han gustado. Como tengo algo de tiempo en esta nueva etapa de mi vida, os voy a seguir a los blogueros. Tengo tu libro en el I book y ahora que voy a hacer un viaje largo lo leeré. Y como ya estoy mayor para hacer un blog (a ver, no lo estoy, lo soy) os voy a enviar cosas que tengo en un archivo de "Trabajo social crítico" para que veamos entre todos si sirven. Es que lo del blog me parece tan guay... Sobre todo porque se lee y se contesta más rápidamente que en un artículo. Un beso. Teresa Zamanillo

      Eliminar
    3. Bueno Teresa. Es un placer contar con tus aportaciones. Si te apetece y siguiendo el ejemplo de Belén, a quien citas en tu comentario, te invito a escribir, públicamente (he estado dudando si enviarte un mensaje privado, pero he preferido hacerlo en público para generar morbo utilizando una estratagema tan mediática) una entrada en este blog con el tema que te apetezca, a ver si te pica el gusanillo y te pones a escribir uno, seguro que muchos seguíamos con interés tus opiniones y comentarios. Para este blog y para mí sería un honor que lo pudieras hacer y seguro que los lectores más asiduos estarían encantados de leer lo que nos puedas escribir.

      Eliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.