lunes, 2 de septiembre de 2013

De olvidos y ausencias

Velibor Colic
La lectura de Los bosnios (página editorial aquí) de Velibor Colic (wikipedia francés aquí) me ha traído a la memoria otros conflictos, otras masacres, entre olvidadas y ausentes, voluntaria o involuntariamente. Pero vayamos por partes.

Los bosnios es una novela-testimonio en forma de retablo, una colección de pequeñísimos relatos de anécdotas relevantes (valga la contradicción del sentido estricto de la palabra) En esos pequeños relatos se concentra el sinsentido y el horror de la guerra de Bosnia de la que ahora hace algo más de veinte años.

El autor, escritor y locutor de radio, desertó del ejército bosnio en pleno conflicto, se refugió en Francia, y escribió este libro al poco tiempo, un libro que sólo ahora llega a nuestras estanterías de la mano de la acertada Periférica, una editorial independiente que hay que tener muy en cuenta.

En la guerra de Bosnia se repitieron, quizá con una dimensión diferente, pero con un contenido similar, los horrores del nazismo. La voluntad del exterminio de toda una categoría de personas clasificadas, sin contar con ellas, por su adscripción étnica, religiosa o nacional. Un conflicto que debería hacernos pensar, nuevamente, continuamente, sobre la naturaleza humana, sobre nuestra capacidad de participación en la atrocidad de la vida humana.

Refugiados en nuestra comodidad, olvidamos el conflicto de la antigua Yugoslavia como perteneciente a otro
Portada del libro
espacio, de la misma forma que queremos olvidar, forzadamente, ya sea negando la realidad, ya sea tergiversándola, el propio horror de nuestra historia reciente como propio de otro tiempo. Sin embargo tiempo y espacio son categorías que desde la Modernidad adquieren una maleabilidad distinta. Lo que sucedió en nuestro pasado y lo que sucede en otras latitudes nos es propio, simplemente, por el hecho de ser humanos. La interrogante que se cierne sobre nosotros es la pregunta sobre ¿Qué habríamos hecho nosotros en una situación similar?

Algunos de los cuadros que representa Colic son los de personas sorprendidas por un conflicto y una crueldad inesperados, como que de otro tiempo, que te pillan desprevenido y fuera de juego, en los que te ves envuelto quieras o no. Clasificado y categorizado de acuerdo con estructuras mentales que puedes despreciar pero que juegan con tu ser y con tu vida hasta destruirla de uno u otro modo.

Leer el libro de Velibor Colic puede que no nos vacune contra las posibilidades del mal en nuestro mundo, pero nos pone ante los ojos una realidad que puede ser, que se puede presentar, uno de esos supuestos imposibles que se imponen, sin quererlo, en la realidad cotidiana. Trae ante nuestros ojos los olvidos y ausencias que no queremos tener presentes, pero que no deberíamos despreciar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.