lunes, 21 de octubre de 2013

La resistencia del Coyote

La semana pasado resultó bastante dura, bueno, muy dura, para que andarse con paños calientes: la aprobación de la Refoma de la Administración Local, el recochineo de que llega el dinero para todo, los datos de la pobreza y la desigualdad y muchas cosas más que no viene al caso detallar.

Pedro Celiméndiz, en su blog, se dejaba de conversaciones con Wang, el chino que se pasea por los Servicios Sociales, y directamente publicó una entrada con el título "Malditos" (aquí) en la que expresaba lo que le salía de las entrañas por la situación que estamos atravesando. Como parece que tenemos las entrañas sensibles más o menos de la misma manera, rápidamente la enlacé en la página de este blog en facebook.

Lo cierto es que comparto en no pocas ocasiones ese sentimiento de derrota (y eso que me suelen decir que peco de optimista) Por eso algún que otro amigo me hizo llegar mensajes de alarma, y me expresaba que si nosotros nos desanimábamos...

En estas estaba, preguntándome si me podía dejar llevar por el desaliento, que debería ser considerado algo así como un derecho humano de quinta generación aunque fuera limitado en el tiempo, cuando se produjo uno de esos encajes de piezas inesperados. Estaba leyendo el último libro, póstumo en este caso, de Felix Romeo, Por qué escribo, un recopilatorio de los artículos de prensa, prólogos y otras piezas de carácter más personal (para los que no lo conozccáis Romeo era un autor zaragozano, de mi barrio por más señas, de mi misma generación, poco más o menos, algo más jóven, al que por desgracia no llegué ni a conocer, ni a leer hasta ahora) y surgió la idea.

Romeo hablando de dibujos animados, de cartoones, hacía una reflexión que puedo considerar generacional. Es un hecho que los que nos hemos criado enchufados a la tele única, y veíamos los dibujos en la misma, compartíamos un sentimiento generalizado (los que no lo ven así es que son muy raros) Deseamos desde ese momento de nuestra infancia que el Coyote se coma de una vez al Correcaminos. Ese bicho que se caracterizaba por la inmensa rapidez, recorrer todas las carreteras del desierto norteamericano y ser un poco, o un mucho, "malasangre" con el Coyote, se convirtió en un oscuro objeto de deseo inconfesable. Veíamos con delectación cada uno de los intentos de acabar con él y esperábamos que la siguiente aventura fuera la última, sabiendo a la vez que esto no iba a ser así.

Pero al mismo tiempo aprendimos, que el Coyote, al que el Correcaminos "puteaba" una y otra vez, siempre era capaz de sobreponerse a todos los contratiempos, y era capaz de inflarse tras ser aplastado por la apisonadora, o de regenerarse cuando quedaba chamuscado por una de esas bombas que indefectiblemente eran siempre de marca ACME.

Esa serie de dibujos nos enseñó que mucho más a menudo de lo que queremos no conseguimos nuestros objetivos, en el fondo, si queremos verlo así, que las utopias son inalcanzables; pero a la vez nos  nos enseñó a ser inasequibles al desaliento, a levantarse cada una de las veces en las que puede parecer que todo está perdido.

Por otro lado tampoco está claro que las utopías sean inalcanzables, algunas veces se consiguen, por eso os dejo aquí un capítulo de las aventuras del Correcaminos en el que, por fín, el Coyote se come al Correcaminos. Debo reconocer que por otro lado resulta desasosegante, será que una vez alcanzada la utopia no quedaría nada por lo que pelear.



(Entrada dedicada a Nacho Celaya)

5 comentarios:

  1. Lo más increíble de todo, Joaquín, es que en realidad el Coyote es casi tan rápido como el Correcaminos...
    Es decir, a veces se nos ha mostrado una mentira como "verdad verdadera", y nosotros caemos como los ingenuos que somos... hasta que viene alguien como tú o como Pedro y nos mostrais la realidad, por cruda que sea...
    Gracias por tu entrada, me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Vaya recuerdos. Me quedo con tu frase: levantarnos cada vez que pueda parecer que está todo perdido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Seamos todos un poco Coyotes. Me quedo como Pedro con la idea: no abandonemos, podemos darle la vuelta y buscar otra solución.

    ResponderEliminar
  4. Hola Joaquin,
    he visto en twitter que aconsejas el texto magnifico de Paco Ortega ( blog el ojo de cain ) sobre Limonov de Emmanuel Carrère.
    Pienso que te interesara este site sobre el verdadero Edouard Limonov :
    www.tout-sur-limonov.fr
    ya veras, en en francés, pero hay varias paginas en español, con mucha informacion inedita, y videos que solo se encuentran en el web utilizando el alfabeto cirilico

    ResponderEliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.